[CRISIS INTERNA]

Libia dando tumbos

En un país desvertebrado, el riesgo ahora es que las milicias se transformen en ´partidos políticos´, generando así un mapa de transición profundamente insalubre.

El riesgo de disgregación del endeble Estado libio crece tras la decisión tomada el 6 de marzo por un consejo de 3 mil líderes locales y jefes de milicias en Bengasi, de proclamar un Consejo Regional de Transición que permita a la Cirenaica salir de la marginación endémica respecto a Trípoli. Esto, unido a la omnipresencia de milicias bien armadas, eclipsa los análisis buenistas sobre la normalización, tras el derrocamiento de Muammar Gaddafi. Además, algunos contenidos de la nueva ley electoral aprobada por el Consejo Nacional de Transición (CNT) en febrero sirven para desdecirles de nuevo.

Dicha ley permitirá organizar y celebrar elecciones en junio para elegir al futuro parlamento llamado a elaborar una Constitución y dar legitimidad al proceso político, pero preocupantes son algunos de sus contenidos, destacándose dos por su relevancia.

La ley fija en 200 los escaños del futuro órgano Legislativo, asignando 102 a la Tripolitania y tan solo 60 a la Cirenaica, descompensación que a buen seguro habrá coadyuvado a acelerar el proceso secesionista iniciado en Bengasi. Desde Trípoli se puede reaccionar, bien modificando tal propuesta para intentar frenar el deterioro de la situación, o bien por la tremenda: por de pronto el Presidente del CNT, Mustafá Abdel Jalil, amenazaba incluso con el uso de la fuerza para salvaguardar la unidad del país como reacción inmediata a la decisión tomada en Bengasi.

Otro de los contenidos de riesgo de la ley electoral recién aprobada es el que impide el voto a los miembros de las Fuerzas Armadas, algo difícil de comprender en un país en el que estas eran reducidísimas en la época de Gaddafi y lo siguen siendo hoy, y donde lo que sí abundan son milicianos descontrolados a los que sí se les permitirá el ejercicio del voto. Con ello no se reducirá el papel de los grupos armados en la política, pues se excluirá del proceso a unas Fuerzas Armadas más que simbólicas, que además ya fueron purgadas en buena medida durante los meses de guerra civil y en la inestable posguerra iniciada formalmente a fines de octubre, y sí se les permitirá participar en cambio a los miembros de milicias y falanges varias, que ni se han desarmado ni piensan hacerlo.

En un país desvertebrado, donde no existe tradición alguna de partidos políticos, y donde la ficción del Libro Verde de Gaddafi quería hacer creer que la intrincada red de consejos y comités populares repartía el poder de forma igualitaria “siendo cada libio Presidente”, el riesgo ahora es que las milicias se transformen en “partidos políticos”, generando así un mapa de transición profundamente insalubre. Podría recordarnos rémoras como las que hemos visto y vemos en Líbano, con partidos/milicias y milicias/partidos; en Irak, donde sin milicias de relieve poco puede hacerse y donde la desintegración del país es una amenaza permanente; o en Afganistán, donde tras una década de intentos de normalización son señores de la guerra y no líderes políticos los que concurren a las ficciones electorales.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código