[DEMOCRACIAS EN CRISIS]

Nobleza obliga

Europa había alcanzado un nivel bastante aceptable de democracia, aceptable, no inmejorable, pero Europa se encuentra ahora al borde del abismo.

En eso se parecen la democracia y la felicidad; en que no son un estado permanente, sino un objetivo al que se aspira y que se alcanza a plenitud tan solo a intervalos y por períodos de poca duración. También se asemejan en otra cosa: pertenecen a la lista de las palabras más usadas y, por tanto, vapuleadas, junto con amor, patria, Dios y familia.

Además, el concepto difiere según quien lo use. Hay quien es feliz especulando en bolsa y quien lo es escuchando a Mozart, más los polivalentes que son felices en ambas tesituras. Con la democracia pasa lo mismo. Algunos pueblos creen haberla alcanzado porque llevan a cabo elecciones cada cierto tiempo, aunque luego el elegido haga de su capa un sayo, y otros son más exigentes y procuran que la ciudadanía toda se democratice, aunque no es fácil. Hay tantos niveles, que siempre es posible, y aconsejable, ir a más. La labor de mantenimiento es necesaria, y es bueno que el ojo avizor de la ciudadanía perciba las grietas por donde el sistema se resquebraja.

Europa había alcanzado un nivel bastante aceptable de democracia, aceptable, no inmejorable, pero Europa se encuentra ahora al borde del abismo. La crisis económica importada de Estados Unidos primero, la crisis del euro, el despilfarro y el déficit consecuente de las administraciones, las sentencias de las agencias calificadoras y la deuda pública y sus intereses que suben y bajan como un carrusel enloquecido (por mucho que se llame prima de riesgo), son los principales motivos. Aquello de que la democracia es el gobierno del pueblo para el pueblo, está en entredicho.

Ya hay dos Ejecutivos, el griego y el italiano, regidos por tecnócratas, no por políticos. Ninguno de los dos pueblos han tenido arte ni parte en la decisión; el fracaso estrepitoso de Papandreu y de Berlusconi invalida el que una vez fue resultado de las urnas. Los que en España votaron a un partido socialista por afinidad con su ideología, se levantaron una mañana con la noticia de que, por imposiciones económicas, adoptaba prácticas propias de la derecha conservadora, y mirar a la Unión Europea era inútil, porque los destinos de Europa no se cocinan ya en Bruselas sino que los sazona la Sra. Merkel, que obedece a la voz de su amo: las entidades financieras. ¿Es esto democracia?

Una visión simplista la mía de la complicada situación que vivimos, pero es así como la percibe el ciudadano promedio que no es experto en economía, pero que sufre la congelación de las pensiones, el desempleo, y el recorte del sueldo y de las prestaciones sociales, y que da la casualidad de que es el que vota. ¿y a quién vota? He ahí el dilema. ¿A las agencias de calificación? Al menos no nos llamaríamos a engaño.

Al pueblo no le queda más que la protesta. Hay un paralelismo entre las manifestaciones populares de la primavera árabe y las que tienen lugar en los países europeos.

Las primeras pretenden alcanzar las primeras fases de la democracia; las segundas, porque habiendo gozado de un nivel aceptable, entienden que el capitalismo se ha pasado de rosca y que retrocedemos sin aparente remedio, pero por dispares que parezcan, tienen algo en común: librarse del tirano. Para los sirios, Bashar al Assad; para los egipcios, Hosni Mubarak; para los libios, Gaddafi, y para los que protestan en Europa el tirano se llama especulación de los mercados.

La democracia está en crisis porque la política está en crisis. Es penoso contemplar a los gobernantes europeos ir y venir, de encuentro en encuentro, para poner en práctica medidas de ensayo y error que contenten al sátrapa.

Y en todos ellos se advierte el miedo a los jóvenes y no tan jóvenes que protestan. Y es que estos, salvo los violentos de turno que no persiguen otro fin que el destrozo, lo que quieren es más democracia.

En los comicios del pasado domingo, el Partido Popular español ha ganado por mayoría. Que los hados lo iluminen y que sea capaz de sacarnos del abismo. No le he dado mi voto, pero nobleza obliga.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

GOBIERNO MANTIENE INHABILITACIÓN Tocumen rechazará oferta de Odebrecht

Carlos Duboy, gerente de Tocumen, S.A.LA
Ricardo Iturriaga

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código