[POLÍTICA EXTERIOR]

Obama, bajo fuego amigo

En un libro de memorias, Robert Gates afirma que Obama ´nunca confió en sus jefes militares en Afganistán´, ´nunca creyó en su propia estrategia ni consideró que esa guerra fuera suya´.

Discutido por el desconcierto de su política en Oriente Próximo y la debilidad de su liderazgo internacional, Barack Obama ha sido ahora puesto contra la pared por quien fue uno de sus más estrechos colaboradores, el exsecretario de Defensa Robert Gates, que ha criticado abiertamente la forma en que el presidente ha manejado la guerra de Afganistán y la tendencia constante de la Casa Blanca a colocar sus intereses políticos por delante de las necesidades nacionales.

En un libro de memorias recién publicado, Gates afirma que Obama “nunca confió en sus jefes militares” en Afganistán, “nunca creyó en su propia estrategia ni consideró que esa guerra fuera suya”. “Su única preocupación era retirarse”, asegura.

Esa denuncia forma parte de un análisis en el que el exsecretario de Defensa describe una administración interesada únicamente en buscar los beneficios políticos del presidente, volcada obsesivamente en la conducción directa de los más mínimos detalles y desconfiada con los mandos militares y todos los que no formaran parte del círculo íntimo. Especialmente duro es el juicio sobre el vicepresidente, Joe Biden, a quien Gates acusa de haberse equivocado “en casi todas las decisiones de política exterior y de seguridad que ha tomado en las últimas cuatro décadas”.

Las declaraciones de Gates han tenido gran impacto por lo infrecuente de que un jefe del Pentágono critique al comandante en jefe de las Fuerzas Armadas y por su fama de hombre independiente y respetado. Fueron esas cualidades las que tuvo en cuenta Obama cuando lo incluyó en su primer equipo de gobierno en el mismo cargo que había ocupado con George W. Bush, a quien Gates también había criticado por su política exterior.

Pero, pese a toda a la credibilidad de la fuente, las opiniones de Gates no hubiesen alcanzado tal dimensión si no llegaran en un momento en que parecen corresponderse con la realidad de los hechos. La aparición de unas memorias críticas suele ser un precio que hay que pagar por hacer política en EU, donde es sabido que muchos de los que hoy participan en discusiones secretas de alto nivel revelarán todos los detalles en un libro cuando abandonen su puesto en el gobierno.

Esas son las reglas de la política estadounidense y todos se someten a ellas con más o menos reservas. El daño mayor que las memorias de Gates representan para Obama es que el exsecretario de Defensa habla en un momento en que probablemente muchos otros en Washington comparten su opinión.

Es posible incluso que si la popularidad de Obama fuera del 60% y su reconocimiento como líder internacional universalmente reconocido, el contenido y el tono de las memorias de Gates hubiera sido diferente. Gates, por ejemplo, solo tiene palabras de elogio y admiración para Hillary Clinton, una figura en alza con la que se cuenta como próxima candidata a la Presidencia.

Pero lo cierto es que las memorias de Robert Gates llegan cuando la popularidad del presidente Barack Obama apenas supera el 40%.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código