[DEUDA]

Obama se queda sin ´happy end´

Para ser el vencedor, el presidente estadounidense, Barack Obama, mostró un semblante demasiado preocupado. Cuando en la noche del 1 de enero por fin pudo anunciar el final de la larga batalla política por los recortes de impuestos, evitó adoptar expresiones de júbilo o una retórica triunfalista.

Con ayuda de su vice Joe Biden, logró cumplir su mayor promesa electoral: subidas impositivas para los ricos y exenciones duraderas para el resto. Pero su lenguaje corporal dejó en claro que no serán sencillos los siguientes meses. Ahora se aproxima otra batalla por la deuda pública. El Congreso deberá definir el aumento del actual techo de deuda, de 16.4 billones de dólares. La última vez que este debió ser elevado, a mediados de 2011, los republicanos y los demócratas se enfrentaron de tal manera por recortes simultáneos del déficit que el país estuvo cerca de la insolvencia y perdió así su máxima calificación crediticia.

Seguramente, fue el recuerdo de estos momentos el que pesó durante el anuncio de Obama. Obama, que llamó a poner fin de una vez a las conductas irresponsables y reclamó que las próximas negociaciones se conduzcan con “un poco menos de drama, un poco menos de temeridad y sin asustar tan intensamente a los ciudadanos”. Sin embargo, la apelación del mandatario demócrata podría quedar en el plano de las aspiraciones.

Si bien el 3 de enero se inició un nuevo período legislativo con algunos nuevos representantes y senadores, las relaciones de poder al interior de las cámaras no se modificarán, así como tampoco los líderes de las fracciones.

Tras su derrota en materia de impuestos, los republicanos darán todo para que el inmenso déficit estatal de más de un billón de dólares se reduzca a expensas de los programas sociales. “Debemos hacer frente a las raíces del problema: el gasto desenfrenado”, opinó el representante y miembro del derechista Tea Party Lou Barletta. Pero no solo los conservadores consideran que el acuerdo por el presupuesto representa una solución temporal ampliamente insuficiente. También la mayoría de los analistas políticos manifiestan sus críticas. “Es una mala ley, que ha empeorado una mala situación”, opinó Richard Haas, del instituto de investigaciones Council of Foreign Relations en Washington. El acuerdo apenas sí envió una señal al mundo de que la política estadounidense no está completamente “atolondrada y fuera de control”.

Obama se perdió el “momento mágico” de tomar verdaderamente la iniciativa contra las extremas deudas estatales de su país, consideraron los expertos en economía Erskine Bowles y Alan Simpson, quienes alguna vez elaboraron propuestas para el presidente sobre cómo reducir el déficit. Tras el acuerdo, en algunos círculos financieros ya se habla de una nueva degradación crediticia estadounidense. “El proceso fue tan caótico y el resultado tan insatisfactorio que probablemente en un momento futuro veamos una nueva rebaja de EU”, citó el Financial Times un análisis del grupo financiero Citi.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Jul 2018

Primer premio

9 0 3 3

DADB

Serie: 12 Folio: 12

2o premio

8375

3er premio

8150

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código