[NICARAGUA]

¿Por qué Ometepe es un oasis de paz?

Ometepe es en realidad un oasis de paz y hermandad, siempre lo ha sido. Cuando la guerra, la isla dio albergue y seguridad al doble de su población.

Temas:

Los días 5, 6, 8 y 11 de diciembre de 1980, el diario La Prensa publicó en cuatro entregas un reportaje con mi firma dedicado a la isla de Ometepe, un paraíso tropical poco conocido entonces, al que por primera vez llamé “un oasis de paz”. Fue la primera vez que visité Ometepe.

Aunque en ese reportaje era la primera vez que le llamaba así a la hermosa isla de volcanes gemelos en forma de número ocho, no fue hasta el 4 de abril de 1993, cuando La Prensa publicó el suplemento especial de 24 páginas a color, en el que titulé también Ometepe: un oasis de paz”, que el nombre se le pegó para siempre.

Pero aunque muchos crean que ese apelativo es una evocación al turismo, en 1980 Ometepe estaba muy lejos de convertirse en un destino turístico.

Las razones que tuve entonces se resumen en este párrafo de la primera entrega, el 5 de diciembre de 1980: “Ometepe es en realidad un oasis de paz y hermandad, siempre lo ha sido. Cuando la guerra, la isla dio albergue y seguridad al doble de su población. Como el isleño ha emigrado mucho a distintas ciudades de tierra firme, durante la guerra acarrearon con sus familias y regresaron a su tierra natal. Los días de guerra fueron en realidad como una Semana Santa, cuando la afluencia de visitantes desborda la isla. Nunca se había visto tanta gente por las calles. No hubo ni muertos ni heridos”.

“Además de dar albergue y seguridad a miles de personas, Ometepe alimentó Rivas, Granada y parte de Managua. Como los barcos nunca se detuvieron, la gran cantidad de productos que se cultivan en la isla fue la tabla de salvación en las ciudades, donde los alimentos escaseaban”. Ometepe fue refugio y granero.

Pero además, en Ometepe no solo no hubo guerra, sino que no hubo odio y no pegó el sistema de espionaje vecinal que montó entonces el régimen sandinista con los Comités de Defensa Sandinista, o CDS, llamados también “los ojos y oídos de la Revolución”.

Un oasis de paz en medio de una vorágine de guerra, en un entorno paradisíaco, que ciertamente no se presta para la represión.

Un ciudadano isleño me ase guró: “Aquí no hay ni CDS ni organizaciones de masa, todo eso fracasó, por eso la isla está‘colorada’. Muchos isleños son dueños de sus propias parcelas, predomina el minifundio, excepto los grandes latifundios que eran de Somoza y que están concentrados en el volcán Maderas”.

En Ometepe era desconocido el crimen, la prostitución y era la tierra de apacibles y honestos campesinos; por eso el que llegaba podía caminar bajo el cristalino firmamento de la isla, sin temor a ser asaltado. Por estas razones creí que había descubierto “un oasis de paz” en medio de la vorágine política que se vivía en Nicaragua en aquel entonces.

En abril de 1993 ensayé el mismo título nuevamente, porque sé que la memoria de los pueblos es efímera, pero su evocación fue inspirada esta vez por su pródiga naturaleza y el turismo; fue así que quedó marcado para siempre. Este es el último párrafo de la principal nota periodística del suplemento del 4 de abril de 1993:

“En resumen, en medio de su pobreza y su belleza, Ometepe es para Nicaragua como un oasis de paz: un lugar de cristalinos cielos donde se aprecia hasta la última constelación estelar; un lugar donde la guerra y los conflictos sociales jamás tuvieron el impacto que tuvieron en el territorio nacional; un lugar que en belleza natural no se le queda atrás a las famosas islas de Hawái. Ometepe tiene un parecido extraordinario con Maui, formada también en tiempos prehistóricos por dos bellos volcanes, solo que Ometepe nació en el mar dulce, donde el agua se puede tomar y no produce ardor en los ojos”.

[©FIRMAS PRESS]

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Para las próximas 72 horas la alerta estará vigente para Chiriquí, Veraguas, Coclé, Colón, Los Santos, Panamá, Darién y la comarca Ngäbe-Buglé.
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

Incremento de lluvias y vientos Alerta verde para siete provincias y una comarca

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código