[ESCAPE]

Pasaporte ruso

Temas:

Era evidente que el ejemplo de Gerard Depardieu, obeso y vistiendo de matrioska mientras luce su nuevo pasaporte y dice tonterías, como la de que el régimen de Vladimir Putin es una gran democracia, tenía que cundir. Brigitte Bardot –que a los que no sean de mi generación les debe parecer una versión exagerada de La Momia– ha amenazado con pedir la nacionalidad rusa si aplican la eutanasia a dos elefantes enfermos del zoológico de Lyon y es de esperar que haya cola ya de interesados dispuestos a apuntarse al espectáculo.

Lo que parecía en Europa un asunto muy serio –el de cobrar un 75% de impuestos a las grandes fortunas de Francia– se ha convertido en pocos días en un guión del que nadie como Woody Allen sabrá sacar el suficiente provecho, exceptuando a Torrente, el personaje de Santiago Segura. Es lo malo que tiene vivir tiempos que permanecen tanto rato en la tragedia que no son capaces de mantenerla con un poco de dignidad.

Depardieu, quien nos regaló interpretaciones memorables como la de Cyrano de Bergerac, había anticipado de qué iba la cosa travistiéndose en Obelix sin que nadie notase a la primera que iba disfrazado. Como exiliarse a Bélgica quedaba un poco ñoño y, además, ese recurso lo había explotado ya Bernard Arnault, era cuestión de buscar algo sonado. La isla siniestra aquella de la última versión de King Kong, la del muro enorme y los nativos embadurnados de ceniza, habría estado muy bien, pero cualquiera sabe si proporciona pasaporte a los necesitados de amparo financiero.

El gorila gigantesco –tan gigantesco como un Depardieu a régimen, vamos– no parecía tenerlo y, desde luego, se lo llevaron de allí de extranjis.

La obsesión por el país de los zares parece afectar de momento solo a los franceses, es decir, a los franceses necesitados de llamar la atención lo bastante como para que no se les tenga en cuenta que el asunto de la jet set va de lo mismo que cualquier truco cutre para engañar a Hacienda.

Se hacen pasar gastos privados como propios de la empresa buscando desgravaciones, se miente acerca del lugar de residencia para cobrar las dietas a disposición de los diputados de provincias, se olvida el poner en la declaración de la renta uno de los sueldos que se reciben ocupando un alto cargo en la política... Las fórmulas abundan y no hay por qué limitarse a seguir el libro de instrucciones.

Es mejor innovar, pasando de la ingeniería fiscal y la contabilidad creativa al doctor Zhivago. Aunque está por ver qué va a exigir el presidente Putin a cambio del préstamo del escenario, las candilejas y los focos. Se alza el telón y aparece un antiguo mosquetero haciendo ver que es la víctima de la historia. Se baja y cualquiera sabe lo que sucede allí, entre bastidores, pero tampoco es probable que nos enteremos. Ese asunto queda demasiado lejos de la prensa apta para todos los públicos.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

20 Oct 2019

Primer premio

8 4 7 0

CDDA

Serie: 10 Folio: 12

2o premio

7993

3er premio

2019

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código