[ESPAÑA]

Puestos a convencer

Venceréis pero no convenceréis. Las palabras amargas de Unamuno dando marcha atrás de sus euforias iniciales respecto del golpe de Estado del 18 de julio de 1936 que condujo en España al franquismo se han convertido en el nuevo mantra de quienes no tienen el poder político –patrimonio en exclusiva del presidente Rajoy–, pero estaban dispuestos a llevar, si les dejaban, el palio. Los nacionalistas catalanes de CiU, por medio de su portavoz Josep Antoni Duran i Lleida, hicieron saber que no apoyarían en el Congreso los recortes anunciados por el Presidente y sus ministros.

En puridad, ninguna falta había de que lo hiciesen y poco iba a importar que dejaran de hacerlo; la mayoría absoluta del Partido Popular convierte en secundario el apoyo que se reciba en las Cortes españolas desde otras filas. Pero las palabras de CiU querían ser duras y hacer daño. ¿Cómo se concilia esa voluntad de castigo con el nulo valor contable de los votos de cualquiera de los partidos en la oposición dentro de España?

La clave está en que los populares quieren no solo imponer las tesis sino, además, tener razón. Que quienes hayan de jo... por utilizar una palabras ya célebres de la diputada popular, Andrea Fabra, acepten que es preciso y conveniente que lo hagan. Ese empeño casi moral, que no solo político, equivale a la necesidad que parece tener el presidente de que todos los españoles, con la oposición política al frente, simpaticen con su causa y reconozcan que carece de alternativa, que lo que hace es lo único que puede hacer.

El sofisma es evidente porque existen ya en Europa estrategias diferentes –la de Hollande, sin ir más lejos– que están ganando peso en los foros internacionales. Pero la fe es una virtud difícil de enmendar.

Esa búsqueda de convencimiento en las víctimas exigiendo que caigan en el síndrome de Estocolmo –el de comulgar con las razones de quien te secuestra– parece haberse convertido en el recurso universal de los populares españoles. Dice el presidente Rajoy que él gobierna para favorecer a quienes le votaron, a quienes no le votaron e incluso a quienes protestan por sus medidas, y sale la delegada del Gobierno en Madrid asegurando que su deber es el de garantizar el orden público hasta en beneficio de quienes la insultan. La explicación solo busca cargarse de razones porque el control del parlamento y el de la policía ya lo tienen esas autoridades. Así que la decisión de CiU solo pretende hurgar en la herida.

La postura de los nacionalistas catalanes habría sido mucho más honrosa de no explicar el porqué del cambio en sus amores.

Se han enfadado porque Rajoy se niega a incrementar en medio punto el déficit permitido a las autonomías, repartiendo el punto entero que nos regala a los españoles Europa. Se trata, por tanto, más de los cálculos de un matrimonio de conveniencia que de los vaivenes en una pasión galante. Pues imagínense lo que calcularán, cuando lo hagan, los funcionarios, los parados y los pensionistas de España. ¿Convencerlos? ¿Convencerlos de qué cosa?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

carretera entre Santa Fe y Calovébora ‘La conquista del Atlántico’

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código