[ESTADOS UNIDOS]

Respeto a las nominaciones del Presidente

No se trata de negar las virtudes de la democracia respecto a la libertad de expresión y al sistema de pesos y contrapesos. Hay que respetar el escrutinio de los nominados consagrado por la ley.

En pleno uso de sus facultades, el presidente Barack Obama ha nominado al exsenador republicano Chuck Hagel al puesto de secretario de la Defensa. También a John Brennan, el actual jefe de la oficina contra el terrorismo en la Casa Blanca, para encabezar la Agencia Central de Inteligencia (CIA). Unos días antes, nominó al senador John Kerry como secretario de Estado.

Liberado finalmente del fatídico legado de la “guerra preventiva” y la “invasión militar en nombre de la democracia” de George W. Bush, con estas tres nominaciones el Presidente manda una clara señal del rumbo que quiere imprimirle a la política exterior del país durante su segundo período presidencial. Privilegiar la diplomacia por sobre el uso de la fuerza militar para resolver conflictos, sin excluir la posibilidad de utilizarla en aquellos casos en los que fuera absolutamente necesaria.

Tanto Kerry como Hagel son veteranos de guerra con una experiencia de primera mano que les permite ponderar los costos y las consecuencias de la guerra en quienes tienen que pelearlas. “Uno puede meter al país en una guerra muy rápidamente”, alguna vez dijo Hagel, el soldado que mereció dos Corazones Púrpura por su desempeño en la guerra de Vietnam, “pero nunca puedes sacarlo del atolladero con la misma prisa y la gente debe saber los riesgos que este tipo de decisiones conllevan”.

Con la selección de este equipo, Obama acierta, además, porque sirve para enfatizar su enfoque realista sobre los alcances y límites reales del poder estadounidense en el escenario mundial actual; enorme, pero limitado.

La confirmación de Kerry al Departamento de Estado no parece tener mayor complicación. Sobre todo porque el mismo grupo que hoy objeta a Hagel ya descarriló la nominación de quien se suponía era la favorita de Obama para el puesto de secretaria de Estado, la embajadora Susan Rice, y un nuevo berrinche republicano tratándose de un segundo candidato al mismo puesto no prosperaría.

La nominación de Brennan ha sido cuestionada tanto por el ala izquierda del Partido Demócrata como por algunas organizaciones defensoras de los derechos humanos. Se le señala por haber trabajado en la administración de George W. Bush y por su apoyo al uso de “drones” para eliminar físicamente a personas sospechosas de ser terroristas y, a veces, a inocentes que se encuentran cerca del sospechoso a la hora del impredecible ataque. Sin embargo, parece poco probable que su nominación pueda ser descarrilada en el Senado.

Es la confirmación de Hagel la que presenta mayores dificultades al ser objetada por grupos, tanto de izquierda como de derecha. Sobre todo, por los halcones que diseñaron la invasión a Irak para Bush y por algunos de los grupos de cabilderos pro Israel incluyendo a los senadores alineados con su causa.

A Hagel se le acusa de no ser firme en su apoyo a Israel por haber dicho, en 2006, “Estados Unidos mantendrá su compromiso de defender a Israel. Nuestra relación con Israel es especial y es histórica. Pero no tiene que ser y no debe ser a costa de nuestras relaciones con árabes y musulmanes. Eso sería una opción irresponsable y peligrosa”. Y por juzgarle débil ante Irán por no apoyar un ataque militar a ese país.

Se le acusa de timorato con Irán, porque hace un año dijo, “las dos opciones: atacar a Irán o aprender a vivir con un Irán con armas nucleares, son las que tendremos que enfrentar. Pero yo creo que la mayor parte de la gente tanto en Israel como en Estados Unidos piensa que todavía queda camino que recorrer antes de llegar a esa encrucijada”.

Sus detractores también le achacan debilidades en su visión sobre la relación con China porque Hagel ha dicho que “es mucho más factible que vivamos en paz y tengamos mayor influencia en China mientras más fuertes sean los lazos económicos y los intereses políticos de ambos”.

No se trata de negar las virtudes que tiene el régimen democrático en lo referente a libertad de expresión y al sistema de pesos y contrapesos. Hay que respetar el escrutinio de los nominados consagrado por la ley. Pero si bien el pueblo tiene la facultad de exigirle al Presidente la rendición de cuentas lo justo es que también se le permita escoger a aquellos colaboradores que a su juicio están capacitados para implementar las políticas que en pleno uso de sus facultades el Presidente les dicta.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Surse Pierpoint, empresario y consultor, en Café con La Prensa
LA PRENSA/Ana Rentería

Las oportunidades de la Zona Libre de Colón Pierpoint pide actualizar regulaciones y eliminar trabas burocráticas

PANAMÁ Y SU GENTE El mercado de las carretillas

El Mercado de Abastos está ubicado en la vía Omar Torrijos, en el corregimiento de Ancón, justo al lado de la sede del Tribunal Electoral. Gabriel Rodríguez
Luis García /Álvaro Reyes - LP

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

15 Jul 2018

Primer premio

9 7 8 3

CAAD

Serie: 12 Folio: 15

2o premio

2697

3er premio

8169

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código