[VISITA PAPAL]

Silencios que afligen

La prudencia vaticana llegó al borde de la complicidad en la visita que el papa Benedicto XVI hizo a Cuba. Los católicos no esperábamos un regaño de padre furioso, pero deseábamos que fuera una oportunidad para poner en su lugar a Fidel y Raúl Castro, quienes imperan en un remedo de monarquía impositiva y vergonzosa.

De paso, unas palabras enérgicas hubieran servido para volver a confiar en los jerarcas que tantas amarguras y desilusiones han provocado en una gran parte de la feligresía.

Si por alguna razón Benedicto XVI reprendió a los hermanos Castro en privado, debió dejar constancia pública para que el tiranizado pueblo cubano supiera que su Iglesia está con él y no lo tiene en el olvido como lo hacen muchos en el mundo, indiferentes a lo que sucede en la isla, porque es un país que no le importa al sistema capitalista.

Esta indolencia generalizada es auspiciada por intelectuales, como Gabriel García Márquez, que también guardan silencio frente a los opresores, en una lealtad indecente y hasta pecaminosa. No podemos admirar ni proteger a un gobierno que esconde a los antagonistas para que no expresen su opinión, metiéndolos a la cárcel de manera temporal, con el fin de evitar momentos incómodos y silenciar la inconformidad que se respira en el aire desde La Habana hasta Guantánamo.

No se puede admirar ni proteger a un régimen autoritario que restringe libertades individuales y permite que su pueblo tenga limitaciones alimenticias, mientras los falsos líderes viven como reyes y guardan dinero en el exterior. Un gobierno mentiroso y manipulador, que fracasó repetidamente en su estrategia socialista, dejando en la ruina a la nación y separando a familias de manera infame.

En la eucaristía en la Plaza de la Revolución, frente a la imagen de un criminal como lo fue el Che Guevara, idealizado y sublimado por la ignorancia histórica y retórica, el Papa no tuvo la entereza de cantarle la tabla a los déspotas; en una de las frases sutiles se refirió a “quienes se encierran en su verdad e intentan imponerla a los demás”, sin embargo, fue un mensaje ambiguo.

Algunos afirman que Benedicto XVI hizo una homilía comprometida, en la que defendió los derechos humanos, pero difiero de ellos. Considero que fue demasiado benévolo con el opresor que, a pesar de la indulgencia, por momentos se hundió en el sillón al sentirse aludido, recuperando su aliento e hinchando su pecho al percibir que la diplomacia vaticana tiene más peso que su inmoralidad.

Otros alegan que la Iglesia no está para hacer política, pero a aquellos les recuerdo que el deber cristiano es defender la justicia social y las libertades para los seres humanos.

¿Qué pretende con este silencio el Vaticano? Su plan es seguir abriendo caminos para recuperar el poder religioso, que jamás será como el que tuvo antes de la revolución castrista; también procura rescatar fieles perdidos por los años de comunismo ateo y la proliferación de otros cultos que llegaron a la isla a conquistar la plaza huérfana. La táctica fue equivocada. Como decimos en Colombia, al Papa le faltó “berraquera”. Un pensador expresaba que la cobardía es la madre de la crueldad.@RaulBenoit

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

GOBIERNO MANTIENE INHABILITACIÓN Tocumen rechazará oferta de Odebrecht

Carlos Duboy, gerente de Tocumen, S.A.LA
Ricardo Iturriaga

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código