[LIBIA POSGADDAFI]

Surgen divisiones entre nuevos líderes

Facciones del oeste de Libia y aliados del CNT de la OTAN, tienen dudas acerca de colocar fondos congelados en manos de una organización que no ha obtenido una clara confianza nacional.

Los nuevos líderes libios se unieron casi exclusivamente con el fin de derrocar a Muammar Gaddafi, por lo cual, cuando se reunieron con las potencias mundiales, la semana pasada, para discutir su repentina caída, la atención se centró en sus propias divisiones internas.

En medio de la confusión generada por la rápida captura del poder, crecen las sospechas mutuas dentro de la destartalada coalición rebelde, al igual que el escepticismo entre el pueblo libio al que ahora deben gobernar. Los ganadores de la revolución están luchando por equilibrar las fuerzas de la unidad nacional. El Consejo Nacional de Transición (CNT), dirigido por figuras de la región del este históricamente marginada, al igual que por prominentes desertores del viejo régimen, está bajo presión, tanto interna como externa, para formar un gobierno estable y legítimo, que incluya a todas las áreas y tribus. Pero esa será una difícil tarea en un país en el que, desde que tomó el poder en un golpe militar el 1 de septiembre de 1969, Gaddafi destruyó todas las instituciones bajo su estrafalario y altamente personalizado liderazgo.

El CNT y sus socios internacionales son conscientes del desastre que siguió a la caída del dictador iraquí Saddam Hussein luego de que la invasión estadounidense disolvió su ejército y su partido Baath, generando una reserva de hombres fuertemente armados que estaban resentidos y sin empleo.

Es un error que las potencias occidentales buscarán no repetir. Aun así, hay grandes sospechas, sobre todo entre la vanguardia joven del levantamiento libio, acerca de los motivos de los exaliados de Gaddafi que dominan el CNT, bajo la conducción de su exministro de Justicia Mustafa Abdel Jalil. “Si querían reformar, o son capaces de hacerlo, lo hubieran hecho cuando ocupaban sus viejos puestos”, dijo Mustafa al-Feitouri, profesor universitario y escritor de Trípoli. “Vinieron del régimen de Gaddafi y con la misma mentalidad del viejo régimen. Por lo tanto, muchas personas son escépticas acerca de su honestidad y capacidades”, agregó.

Otras facciones, especialmente del oeste de Libia, al igual que los aliados del CNT de la OTAN, también tienen dudas acerca de colocar fondos congelados estimados en $170 mil millones en manos de una organización que aún no ha obtenido una clara confianza nacional.

“Occidente se da cuenta de que el CNT no está organizado y no es armonioso. Por eso son cautelosos”, opinó Saad Djebbar, un abogado argelino que trabajó para el gobierno de Gaddafi por acuerdos relacionados por el atentado de Lockerbie. “Occidente hace bien en no liberar los fondos congelados libios antes de plantear los procedimientos y crear una maquinaria para la transparencia, el control y el buen gobierno”, agregó.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código