[EXTRACTO]

Terror sectario en Irak

Por primera vez, los árabes suníes hablan de constituir una región autónoma en las provincias en las que son mayoritarios, algo que el Gobierno de la mayoría chií ve como una amenaza.

Una nueva oleada de atentados causó el lunes más de 70 muertos en Bagdad y sus alrededores, según fuentes policiales y sanitarias citadas por la agencia Reuters. La docena de explosiones afectó sobre todo a barrios chiíes, siguiendo una pauta que parece destinada a reactivar el conflicto sectario y confesional que sacudió el país entre 2006 y 2008.

La violencia, que también ha alcanzado a políticos y clérigos suníes moderados está agravando la tensión entre ambas comunidades. Por primera vez, los árabes suníes hablan de constituir una región autónoma en las provincias en las que son mayoritarios, algo que el Gobierno de la mayoría chií ve como una amenaza de fractura del país.

“Avanzamos hacia el abismo”, advirtió la semana pasada el presidente del Parlamento, Osama al Nujayfi, ante la creciente frecuencia y gravedad de los atentados. Mayo concluirá con medio millar de muertos, una cifra aún alejada de los entre mil y mil 500 mensuales que se contabilizaban en los peores años del enfrenamiento entre suníes y chiíes, pero que resulta intolerable y eclipsa los avances en seguridad logrados desde 2008. Aunque la brecha entre ambas comunidades que abrió la invasión estadounidense nunca se cerró del todo, se había logrado un aparente statu quo. ¿Por qué se ha reactivado ahora la violencia?

“Hay una combinación de factores. Un creciente número de líderes políticos suníes y laicos se sienten excluidos del Gobierno de Nuri al Maliki. Esto ha facilitado que gente con agendas más extremas [islamistas o simpatizantes del antiguo régimen baazista] radicalicen la opinión popular en las zonas de mayoría suní”, explica Reidar Visser, historiador y editor de la web historiae.org. “El conflicto en Siria también ha contribuido a la polarización confesional”, añade.

Al Nujayfi, actualmente el árabe suní en el cargo político más alto en Irak, responsabiliza de la situación a Al Maliki, un árabe chií. “Ignora de forma persistente el derramamiento de sangre de los iraquíes”, asegura el presidente del Parlamento. Sus críticas son compartidas por la mayoría de su comunidad y por algunos observadores extranjeros que ven una peligrosa tendencia al autoritarismo en el primer ministro, quien también acumula las carteras de Defensa, Interior y Servicios Secretos. Para Visser se trata de un error suponer que cambiando al jefe del Gobierno se resolverán todos los problemas. “Los rivales chiíes de Al Maliki, con los que flirtean laicos, suníes y kurdos, son a menudo quienes le empujan a tomar las decisiones por las que luego es criticado, incluidas impopulares medidas como la exclusión de la Administración de los funcionarios del régimen de Sadam Husein”, apunta. El estudioso también señala que algunos líderes suníes “pasan más tiempo cortejando a las potencias regionales, como Turquía o Catar, que hablando con el Gobierno de Bagdad”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

OPERATIVO Recuperan el cuerpo de pastor y el de su nieto

Sinaproc recuperó los cuerpos.
Tomada de Twitter @Sinaproc_Panama

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código