Facebook Live: Conteo regresivo al sorteo de Rusia 2018 Ver aquí

[PRODUCCIÓN]

´Tiempos modernos´

Hoy la automatización y la ciencia robótica está de moda en universidades, foros, y medios de comunicación donde se discute como tema económico, tecnológico, laboral, ético y noticioso.

En su libro, Race against the Machine, Erik Brynjolfsson y Andrew McAfee relatan un encuentro entre el magnate del automóvil, Henry Ford y el líder sindical Walter Reuther, en el que Ford le muestra los nuevos robots que ha comprado para su fábrica y socarronamente le pregunta: “¿y cómo le vas a hacer para cobrarles la cuota para el sindicato? Y Reuther le contesta: ¿Y cómo le vas a hacer para que los robots compren tus automóviles?

La anécdota la recoge Eduard Luce del Financial Times, quien en un artículo reciente establece una conexión entre el desempleo y el incremento de la automatización robótica en la economía no solo de Estados Unidos sino de Japón, Corea, algunos países europeos y China. El año pasado, escribe Luce, la compañía china que ensambla productos para Apple, Nokia y otras compañías anunció la compra de un millón de robots que sustituirán a trabajadores que hacen tareas manuales repetitivas. En Estados Unidos, abunda Luce, los efectos de la tecnología apenas empiezan a sentirse en educación y cuidado de la salud, las dos áreas de la economía que más labor intensiva requieren.

Hoy el tema de la automatización y la ciencia robótica está de moda en universidades, foros, y medios de comunicación donde se discute como tema económico, tecnológico, laboral, ético y hasta noticioso. Pero su actual popularidad no implica que el tema de la automatización laboral desplazando a trabajadores sea un nuevo fenómeno. De hecho, ni siquiera se remonta a principios del siglo 20, cuando tuvo lugar el diálogo entre Ford y Reuther.

Su origen data de la primera mitad del siglo 19 cuando surge la Revolución Industrial europea que marcó la transición de la producción manual a la manufactura mecanizada valiéndose de innovadores procesos químicos y del desarrollo de nuevas herramientas. En su momento, Karl Marx y Friederich Engels reaccionaron repudiando la transformación laboral aduciendo que el carácter reiterativo del trabajo con maquinaria convertiría al ser humano en un apéndice de la máquina.

Una observación que mucho tiempo después Charles Chaplin inmortalizaría en su película Tiempos Modernos. Sobre todo en aquella memorable escena en la que dormido, el obrero que Chaplin representa sigue moviendo rítmicamente los brazos para cumplir con su trabajo en la cadena de ensamblaje de la fábrica. Por otro lado, tampoco debemos olvidar que este desarrollo les sirve a Marx y a Engels en la elaboración de su visión del mundo, interpretando la revolución industrial como una etapa necesaria en el desarrollo del capitalismo para llegar al socialismo y posteriormente al comunismo. La verdad histórica, sin embargo, es que si bien es cierto que en sus inicios la industrialización desplazó del mercado a los artesanos, pronto propició un desarrollo económico sostenido que elevó los salarios, facilitó el surgimiento del sindicalismo y mejoró considerablemente el estándar de vida de los trabajadores.

Hoy, la incorporación de nuevas tecnologías al mercado laboral y la venta global de robots es sumamente intensa y no faltan expertos en el área que pronostican que su crecimiento en Estados Unidos, China y Japón será todavía más acelerado en los próximos años, sobre todo en la industria automotriz y en la electrónica. Y es precisamente la persistencia del incremento la que causa el desasosiego actual en el mercado laboral. Para algunas corporaciones es evidente que si tuvieran que escoger entre un robot y una persona para hacer el mismo tipo de trabajo, las ventajas competitivas del robot serían insuperables en tanto que resulta más barato, más seguro, más eficiente y además ni se queja ni se enferma ni se cansa.

Pero el asunto no es tan sencillo, entre otras cosas porque los robots solo pueden realizar ciertos tipos de trabajo, no todos. Más aún, a la fecha, todavía no hay un solo estudio que establezca con precisión científica el impacto que la robotización y la tecnología han tenido en el empleo o en la distribución del ingreso en la fuerza laboral. Por ello, antes de apresurarnos a declarar ganadores a los robots, como ya muchos lo han hecho, recordemos lo dicho por el líder sindical al principio de este artículo: ¿si los trabajadores pierden sus trabajos en una economía que necesita de consumidores para subsistir, quién va a comprar lo productos que los robots multiplican?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Para las próximas 72 horas la alerta estará vigente para Chiriquí, Veraguas, Coclé, Colón, Los Santos, Panamá, Darién y la comarca Ngäbe-Buglé.
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

Incremento de lluvias y vientos Alerta verde para siete provincias y una comarca

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código