[CONSTITUYENTE]

Venezuela al día siguiente del golpe (1)

Temas:

El proceso de montaje, por el Poder Electoral, de una espuria constituyente pedida e inconstitucionalmente convocada por el narcodictador Nicolás Maduro, de buenas a primera recuerda la similar tropelía que ejecuta el Consejo Nacional Electoral de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez el 15 de diciembre de 1957, antes de caer esta el 23 de enero de 1958.

La Constitución de 1953 disponía que al vencer el quinquenio debían convocarse elecciones generales para presidente de la República, diputados y senadores al Congreso, legisladores regionales y concejales municipales. No obstante, tanto como Maduro, el dictador las suspende y ordena realizar un plebiscito a su medida.

La situación del general dictador se ve comprometida – a pesar de sus obras faraónicas y de los ingresos fiscales ingentes que recibe – y su prestigio mengua. ¡Y es que el país de entonces es una república de letrinas cruzada, solo su capital como una suerte de boutique, por obras de ingeniería y arquitectura impresionantes!

La migración del campo a las ciudades y la miseria de vida en que vive la clase trabajadora muestran el rostro ominoso de los pocos que se enriquecen en el poder, mientras la mayoría sufre víctima de una crisis humanitaria sin razones. Ello provoca la reacción adolorida de la Iglesia católica con la célebre carta pastoral del arzobispo de Caracas, monseñor Rafael Arias Blanco. Entre tanto, las cárceles pululan de presos políticos y las torturas son hábito en los sótanos de la Seguridad Nacional.

El dictador, así las cosas, amenaza a los funcionarios que no voten por él. Les ordena devolver a sus jefes la tarjeta roja opositora en prueba de haber depositado la de color azul que lo apoya. Sus rectores electorales trucan los resultados. Le otorgan la victoria al llamado “gordito del Táchira”. Ese fue el principio de su inmediato final. Lo demás es historia.

Hoy, Tibisay Lucena, esbirro electoral – en comandita con el estafador comicial que ha sido siempre Jorge Rodríguez, negociador de las célebres máquinas Smarmatic – monta un tinglado y organiza, en breves días, unas elecciones de conveniencia entre los suyos. Busca se cambie el orden de la República para que la revolución no abandone jamás el poder. Eso creen. Eliminan las garantías de pulcritud que han de revestir a los votos y abren centros de voto masivo a los que pueden acudir sus pocos votantes, arrastrados como bueyes.

El autor es abogado

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

INVERSIÓN Marlboro entra al negocio de cannabis

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

09 Dic 2018

Primer premio

8 6 4 0

ADBB

Serie: 22 Folio: 10

2o premio

0953

3er premio

9051

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código