[EXTRACTO]

Víctimas de una tiranía estéril

El éxito que muchos cubanos lograron en Estados Unidos y otros países es una prueba lacerante de la ‘cincuentenaria esterilidad’ de la tiranía castrista.

Temas:

Fidel Castro falleció el 25 de noviembre pasado. Fidel Castro falleció el 25 de noviembre pasado.
Fidel Castro falleció el 25 de noviembre pasado. AP

Un mes después de la victoria contra Fulgencio Batista, Edward Murrow, (famoso por su programa de TV en la CBS) entrevistó a Castro. Le preguntó si se cortaría la barba, y con Fidelito hijo sentado al costado, el comandante respondió que se afeitaría “cuando cumplamos nuestra promesa de buen gobierno”. Fue una mentira profética. Un reconocimiento prematuro de la cincuentenaria esterilidad de su tiranía, que secuestró la libertad de su pueblo para que aguantara la pobreza igualitaria, sin libertad ni dignidad. Manipulación totalitaria, burocracia sanitaria, educación marxista, obediencia vigilada y mucha represión.

En una benévola legitimación de esa dictadura muchos presidentes demócratas han considerado políticamente correcto honrar a Fidel, expresando una tristeza que no sienten y presentando condolencias al pueblo, mayoritariamente aliviado por la partida del dictador que lo oprimió más de medio siglo.

Una muestra extrema del cinismo manipulador del castrismo fue la despiadada crisis humanitaria que provocó en la Embajada de Perú en La Habana. El exdirector del think tank Cubanálisis, Armando Navarro Vega, lo ha investigado en Cuba, el socialismo y sus éxodos (Palilibro, 2013). En el capítulo “El éxodo interminable” relata cómo verificó la existencia de los planes Inca I e Inca II: el primero para que una multitud invadiera la Embajada de Perú en La Habana, y el segundo con la preparación del éxodo de Mariel. En 1971. Tras pasar casi un mes con Salvador Allende en Chile, Castro visitó al general Velasco, líder del gobierno revolucionario de la Fuerza Armada del Perú. Quiso fortalecer al marxista chileno en La Moneda y al dictador socialista en Lima. Por eso, resintió el golpe de Pinochet, y nunca perdonó la reorientación centrista del general Morales Bermúdez, que apartó al radical Velasco del poder y entregó a su diplomacia el manejo de la política exterior.

Gracias a un convenio bilateral de pesca, las embarcaciones cubanas introducían agentes de inteligencia en el Perú, hasta que dos de ellas fueron hundidas por misteriosas explosiones. Fidel las atribuyó a la Marina peruana y Lima denunció el acuerdo. En la Cumbre de los Países No Alineados, en La Habana, Castro minimizó la participación del Perú en el Buró del Movimiento de No Alineados, cuya presidencia asumió justo antes de su discurso en la Asamblea General de la ONU, en septiembre de 1979.

El creciente descontento de los cubanos confluía con las condenas de la opinión pública de Estados Unidos durante el gobierno del desconcertado Jimmy Carter. Para humanizar su imagen, Castro invitó a un periodista de la NBC (Jon Alpert) al avión en que retornaba a Cuba. Su entrevista (septiembre de 1979) fue silenciada hasta que CNN la presentó en 2014. Poco después, Castro dio inicio al Plan Inca I para “ajustar cuentas” con Perú y Venezuela. En mayo y junio de 1979, dos buses violentaron la sede venezolana con solicitantes de asilo y heridos de bala. El 16 de enero de 1980 ocurrieron incidentes similares en las dos embajadas. Un camión embistió la de Venezuela (un muerto y un herido) y un bus rompió la alambrada de la misión peruana, con 4 hombres, 3 mujeres y 5 niños. Sin autorización de su Cancillería, el embajador los entregó a las Fuerzas Especiales del gobierno local. Pero Torre Tagle (sede de la Cancillería en Perú) le ordenó rescatarlos de inmediato para darles protección diplomática. Una semana después lo retiró, encargando la misión a un primer secretario.

El 1 de abril, otro bus violentó la Embajada y un custodio murió por el balazo de un compañero que rebotó contra un muro. La represalia castrista fue retirar la protección policial y anunciar que la misión estaba abierta para quien quisiera asilarse “independientemente de cual sea su historial delictivo”. Castro embarcó al encargado de negocios en un avión a Lima para que transmitiera un recado insultante al presidente Morales Bermúdez. Fue relevado por el ministro de Exteriores, embajador Arturo García y la Embajada se encargó al ministro consejero Armando Lecaros y un equipo especial.

Castro provocó, calculadamente, una tremenda crisis humanitaria con más de 10 mil miembros de familias cubanas hacinadas que padecieron lo indecible. Tras intensas gestiones, Perú logró que alrededor de 10 países refugiaran a los asilados. El principal fue EU durante la ingenua administración Carter, con la que Castro buscaba enfrentarse para forzar un nuevo acuerdo migratorio. El plan Inca II comenzó a ejecutarse con la partida del primer grupo de asilados en la embajada peruana por Mariel. Fueron los primeros del éxodo de 125 mil 862 cubanos que abordaron las embarcaciones de Miami que los llevaron a los cayos. El éxito que muchos lograron en EU y otros países es una prueba lacerante de la “cincuentenaria esterilidad” de la tiranía castrista.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código