[ELECCIONES EN ARGENTINA]

Voto con ´mal humor social´

La divergencia entre las estadísticas oficiales y privadas son tan amplias que retratan dos países distintos. La inflación es una de las principales preocupaciones de la población.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/01/0_20141201xhjUfL.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/01/0_20141201xhjUfL.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/01/0_20141201xhjUfL.jpg

La inflación y la compleja situación económica que atraviesa la Argentina son parte de los factores del malhumor social que podría impactar hoy en el resultado de las elecciones legislativas de medio mandato. “Esta es una economía que no seduce al votante. La economía creció pero la percepción es que se está peor que el año pasado”, afirmó el economista Dante Sica, de la consultora abceb.com. La divergencia entre las estadísticas oficiales y privadas son tan amplias que retratan dos países distintos. La inflación es una de las principales preocupaciones de la población. Crece a un ritmo del 25% anual, aunque el gobierno por un lado la reduce en sus estadísticas a poco más del 10%, pero por el otro la admite al avalar alzas salariales y de jubilaciones cercanas al aumento real. El aumento del costo de vida tiene un fuerte impacto en los niveles de pobreza, que según la cifra oficial es del 5.4%. El Barómetro de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) estima, sin embargo, que el 24.5% de los argentinos son pobres. De acuerdo con este barómetro, un cuarto de la población vive en la marginalidad estructural, de la cual no pudo salir pese al fuerte crecimiento económico que registró el país desde 2003. Los subsidios sociales, como la Asignación Universal por Hijo que reciben más de tres millones de niños, ayudaron, sin embargo, a reducir los niveles de indigencia.

“Estamos en la peor etapa del ciclo” económico del kirchnerismo, que comenzó en 2003 con la llegada de Néstor Kirchner a la Presidencia, cuando la coyuntura comenzaba a mejorar tras la profunda crisis de 2001, señaló Sica. Las estimaciones de crecimiento para este año varían entre el 5% de las estadísticas oficiales, el 3.5% que estima el FMI y cifras un poco menores de algunas consultoras privadas. Según el economista Orlando Ferreres, la economía se acerca a un punto de “poca capacidad de crecimiento”.

El director de abeceb.com, vaticina que en 2014 la expansión se reducirá a un 1.4%, afectada por factores internos, una moderación de la demanda externa y una eventual caída de precios de los commodities (materias primas). La desaceleración no impactó en el desempleo, que se mantiene estable en un 7.2%, según la última cifra conocida, del segundo trimestre, pero los economistas advierten que ya se nota cierto deterioro en la calidad del empleo, no se generan nuevos puestos de trabajo y por primera vez en varios años 2013 terminará con un estancamiento del salario real.

Pese a la estricta regulación del comercio exterior que realiza el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, y que le valieron varios conflictos con socios internacionales, la balanza comercial cerraría este año con un retroceso cercano al 30% debido a los altos costos de la importación de energía para cubrir el déficit local. La fuga de dólares por el turismo argentino al exterior, beneficiado por la brecha de más del 70% entre el dólar oficial y el paralelo, alcanzó en tanto niveles alarmantes para un gobierno que se enfrenta a una restricción externa y la consecuente falta de divisas. Las restricciones impuestas al mercado de divisas paralizaron algunos mercados de activos, como el inmobiliario, mientras otros sectores padecen una pérdida de competitividad que el gobierno aspira a corregir con un creciente ritmo devaluatorio de su moneda, que en este segundo semestre avanza a un 30 por ciento anual.

Los multimillonarios subsidios a la energía y el transporte equivalen a 4.6 puntos del PIB, un nivel similar al de la expansión monetaria, y representan una de las principales causas del desequilibrio de la política fiscal. Frente a este escenario, Sica ve indispensable aplicar “un programa de desarme progresivo de subsidios, después de 10 años de tarifas congeladas” y frenar el aumento del gasto primario, que este año crecería más del 30%. En sus últimos dos años de gobierno, Fernández de Kirchner buscaría no profundizar los desequilibrios, pero está por verse si asumirá el costo político de aplicar correcciones más profundas para evitar dejar a su sucesor una herencia más complicada. Ya hubo señales de un giro, como el acuerdo con empresas litigantes en el CIADI, que abrió el camino a un nuevo préstamo del Banco Mundial, la búsqueda de arreglos con los tenedores de bonos en cesación de pagos y con Repsol por la expropiación de YPF, además de un mayor acercamiento al FMI.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código