[ENTREVISTA]

Voz suave, palabras fuertes

Netanyahu dice que nadie quiere más la paz que Israel, porque ´conocemos el horror de la guerra. Sabemos lo que se siente al perder un ser querido. Yo perdí a un hermano´.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_201412054zG8JB.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_201412054zG8JB.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_201412054zG8JB.jpg

Lo primero que sorprende del primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, es su suave voz, a veces inaudible. Hay que acercarse para oírla. Pero eso contrasta con sus fuertes palabras y con sus posiciones políticas tan duras. No cede ni en un solo argumento.

Venía de prisa. Acababa de llegar de Washington, donde se reunió con el presidente Barack Obama. Pidió que se bajara la temperatura del aire acondicionado en la suite del hotel Palace y comenzó la entrevista. ¿Es cierto que no se lleva bien con el presidente Obama? “Somos como una vieja pareja”, me dijo. Se han reunido más de una docena de veces. “Tenemos nuestras diferencias ... (pero) estamos de acuerdo en muchas más cosas que en las que no acordamos”.

Sobre Irán no hay total acuerdo. A Israel le preocupa que las actuales negociaciones internacionales lideradas por Estados Unidos le permitan a Irán desarrollar algún tipo de capacidad nuclear. “Irán ha prometido destruir a Israel y quiere desarrollar bombas atómicas”, me dijo, “Naturalmente como primer ministro estoy preocupado, porque la historia no le va a dar al pueblo judío una segunda oportunidad”.

Netanyahu venía preparado para defenderse y, luego, para pasar a la ofensiva. El presidente palestino, Mahmud Abás, acusó recientemente a Israel en la Organización de Naciones Unidas (ONU) de “crímenes de guerra” y de “genocidio” por la muerte de más de 2 mil 200 palestinos en Gaza, incluyendo civiles y niños.

¿Lo tomó como un ataque personal?

“Eso es absurdo. Israel fue atacado por esos terroristas de Hamas, disparando miles de cohetes contra nuestras ciudades”, me dijo. “Y no solo dispararon misiles contra (nuestros) ciudadanos, sino que se escondieron detrás de sus propios civiles, usando niños como escudos humanos. Obviamente nos teníamos que defender”.

Insistí. “Lo están acusando a usted de crímenes de guerra”, le dije. “Los crímenes de guerra que se cometieron fueron realizados por Hamas”, me respondió, pasando al contraataque. Netanyahu llegó a la entrevista con una fotografía. Mostraba a un hombre encapuchado, identificado por él como un terrorista de Hamas, a punto de ejecutar a un palestino arrodillado. “ISIS decapita personas”, me dijo, refiriéndose al grupo islámico que controla partes de Siria e Irak. “Y Hamas les pone una bala en la cabeza. Pero para las víctimas y sus familias, el horror es el mismo”.

Le comenté que había escuchado su discurso en la ONU y que me pareció carente de cualquier esperanza para la paz. No había tenido ni un solo gesto o palabra para buscar nuevas negociaciones con los palestinos, le dije. “Al contrario”, respondió. “Creo que debemos tener dos Estados: uno para el pueblo judío y otro para el pueblo palestino... Debemos tener un mutuo reconocimiento, pero también acuerdos de seguridad para evitar que grupos como Hamas o ISIS tomen el control de las zonas que evacuemos en Cisjordania”.

Netanyahu se quedó pensando un momento y luego, viéndome a los ojos, me dijo. “¿Usted pregunta si queremos la paz? Déjeme decirle algo. Yo he ido a guerras. Me hirieron en una operación para rescatar a civiles de un avión secuestrado por terroristas. Casi me ahogo en el canal de Suez en un conflicto con Egipto. Nadie quiere más la paz que Israel. Conocemos el horror de la guerra. Sabemos lo que se siente al perder un ser querido. Yo perdí a un hermano. Nadie quiere más la paz que nosotros, pero una paz que dure”.

Me quedaba tiempo para una pregunta más. Se acercaba el Yom Kipur, la conmemoración religiosa anual en la que los judíos se arrepienten de sus pecados y piden perdón. ¿Qué había hecho mal que necesite que lo perdonen? pregunté. “Necesito muchos Yom Kipur para eso”, me dijo el hombre de la voz suave, apenas esbozando una sonrisa.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código