[DERECHOS HUMANOS]

La alcaldesa que enfrentó a la migra

La cruzada antiinmigrante de Trump ha deportado a personas que en la mayoría de los casos llevaban años viviendo en el país, trabajando honradamente y con hijos nacidos en Estados Unidos.

Temas:

La alcaldesa que enfrentó a la migra La alcaldesa que enfrentó a la migra
La alcaldesa que enfrentó a la migra

En el primer año de gobierno de Donald Trump, la migra ha arrestado a 109 mil personas, de las cuales casi la mitad, 46 mil, eran trabajadores sin papeles, honrados y sin antecedentes penales.

En un acto político inusual y frente a las cámaras de televisión, la semana pasada la alcaldesa de Oakland, Libby Schaaf, anunció urbi et orbi  (a la ciudad y al mundo) que el Servicio de Inmigración se aprestaba a realizar una redada en el área de la bahía de San Francisco, y le recomendó a la comunidad inmigrante que se protegiera y procurara asesorarse legalmente.

Y eso fue precisamente lo que la red de defensores de los inmigrantes hicieron. Una vez superado el pánico inicial que causó el anuncio, los activistas se organizaron para aleccionar a los migrantes sobre sus derechos legales en caso de ser confrontados por la migra.

Como era de esperarse, el vocero de ICE, la oficina de Inmigración y Control de Aduanas, criticó a la alcaldesa utilizando un lenguaje alarmista y exagerado. Le acusó de ayudar a “criminales extranjeros” a evadir la justicia. Durante la redada que duró cuatro días y se extendió hasta la frontera con Oregón y en la que la migra utilizó vehículos sin identificación, arrestaron a 232 personas, de las que solo la mitad tenía antecedentes penales.

Argumentar que el propósito de las redadas es expulsar a “criminales extranjeros” es una imperdonable y mal intencionada mentira, porque no distinguen entre inmigrantes honrados y criminales. Durante el período presidencial de Obama subieron las deportaciones, pero la inmensa mayoría de los deportados, o tenían antecedentes penales serios o habían sido arrestados al intentar entrar por la frontera. En el primer año de gobierno de Trump, ICE ha arrestado a 109 mil personas, de las que casi la mitad, 46 mil, no tenía antecedentes penales.

Durante la cruzada antiinmigrante de Trump se está deportando a personas que, en la mayoría de los casos, llevaban años viviendo en el país, trabajando honradamente y tienen hijos nacidos en Estados Unidos.

¿Fue atrevido y controversial el anuncio de la alcaldesa Schaaf? Sí, mucho, y por ello ha sido criticada en diversos sectores. Pero, ¿fue ilegal? Las autoridades federales piensan que sí y han anunciado que estudiarán el caso para ver si pueden acusarle de obstrucción de la justicia. Sin embargo, la profesora de derecho, Laurie Levenson, no cree que se pueda comprobar el cargo de obstrucción de la justicia o complicidad, porque “el propósito del anuncio de la alcaldesa fue proteger a su comunidad con una advertencia en sentido muy general”.

Como “ciudad santuario”, Oakland tiene como política proteger a los inmigrantes sin papeles, limitando su colaboración con las autoridades federales de inmigración. Por regla general, la Policía de Oakland o de Los Ángeles, no intenta averiguar el estatus migratorio de las personas a menos que tengan antecedentes criminales.

Por otro lado, la tradición del santuario tiene ilustres antecedentes en este país. En la década de 1980, en Los Ángeles, a mí me tocó vivir la batalla que tres sacerdotes, Luis Olivares, Michael Kennedy y Greg Boyle, sostuvieron contra los jerarcas de la Iglesia católica y el servicio de inmigración, al declarar santuario de refugiados centroamericanos a la pequeña iglesia en la Plaza Olvera del antiguo pueblo de Los Ángeles, conocida como La Placita. La lucha tuvo consecuencias negativas para los sacerdotes rebeldes, pero los refugiados de las guerras centroamericanas pudieron dormir en paz refugiados en la iglesita.

Y 130 años antes, cuando el Congreso Federal intentó someter a los estados del norte a colaborar con los esclavistas del sur que incursionaban en su territorio para capturar a sus antiguos esclavos, la gente de Vermont, Connecticut y otros estados del norte se opuso a las autoridades federales liberando, a menudo por la fuerza, a esclavos afroamericanos que habían sido aprehendidos para ser retornados a sus dueños.

A pesar de las amenazas en su contra, la alcaldesa Schaaf no se arrepiente de haber compartido con sus gobernados la información a la que tuvo acceso. Lo hizo, dice, para asegurarse de que la gente supiera cuáles son sus derechos bajo la ley. Y desde mi punto de vista, no cabe duda de que lo suyo no solo fue valiente, sino que  fue también un acto profundamente humanitario.

El autor es escritor

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Jul 2018

Primer premio

9 0 3 3

DADB

Serie: 12 Folio: 12

2o premio

8375

3er premio

8150

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código