[ASIA]

El arte más antiguo

La publicación en la revista Nature –recibiendo honores nada menos que de portada– del descubrimiento en los muros de la cueva de Maros (isla de Sulawesi, Indonesia) de dos pinturas figurativas y hasta 12 impresiones de manos humanas en negativo (el resultado de poner la mano y colorear el espacio que la circunda) ha levantado una polvareda mediática.

Aunque la mayor parte de los titulares se ha referido correctamente a la presencia en Asia de un arte tan antiguo como el de las cuevas europeas con policromías, he podido leer –nada menos que en el diario español de mayor tirada– un comentario que dice que las impresiones de manos de Indonesia baten el récord de Europa y ganan por goleada. Serían, según el comentarista, dos mil años más antiguas que las manos, también en negativo, de la cueva de El Castillo en Cantabria (España).

Hablar de récords y de goleadas tiene poco que ver con la ciencia. Peor es, sin embargo, que la noticia se comente de forma como poco dudosa. Obtener la edad de las intrusiones sedimentarias en las cuevas calizas, los espeleotemas, es algo muy complicado; la contextualización de esos sedimentos respecto de las marcas que se puedan hallar en las paredes, aún más. Maxime Aubert, del Centre for Archaeological Science en la universidad de Wollongong (New South Wales, Australia), y sus colaboradores han analizado espeleotemas coralinos depositados sobre las impresiones de las manos de la cueva de Maros –con lo que cabe atribuir a las marcas una edad superior– obteniendo unas fechas que se remontan a 39 mil 900 años.

La edad atribuida a las manos de El Castillo en el estudio minucioso que llevaron a cabo Alistair Pike y colaboradores en 2012 de 11 cuevas de Cantabria es de 37 mil 700 años. Pero en esa misma cueva de El Castillo hay otros dibujos –discos rojos– que se remontan a 40 mil 800 años. Hablar pues de victorias y récords es ridículo.

Lo que la cueva de Maros ha puesto de manifiesto es que los humanos realizaban las primeras muestras de policromías rupestres en el entorno de los 40 mil años tanto en Europa como en el Sudeste asiático. Un aspecto esencial para entender la forma de trabajar de esos primeros artistas: no dependían de tradiciones particulares ni de influencias tribales. Por razones que se desconocen, no se han hallado en África –cuna de nuestra especie, desde donde se trasladó tanto a Europa como a Asia– esas mismas muestras de representación simbólica. Pero hay ocre rojo raspado en las cuevas muy antiguas, de cerca de 70 mil años, del Cabo de Buena Esperanza.

¿Comenzaron nuestros primeros padres a pintar las paredes de las cuevas más tarde o no hemos encontrado todavía los equivalentes africanos de Maros y El Castillo? Apostar no es una tarea científica pero, amparado en el propósito divulgativo de esta columna, yo me decantaría por la segunda alternativa. Igual la próxima goleada nos la mete a los europeos un equipo de artistas de la desembocadura del río Klasies en Sudáfrica.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código