[MASACRE]

La ausencia aparente de Dios

Ateos de profesión y similares de ocasión han aprovechado la masacre, a mediados de diciembre de 2012, en la Sandy Hook Elementary School de Newtown, Connecticut, para preguntar hasta por altavoces dónde estaba Dios ese día nefasto.

Les gustaría saber si Dios echaba una siesta, si miraba hacia otro lado, si bobeaba despistado porque ya no da de sí o si anda tan aburrido que permite que todo en lo adelante se lo lleve el demonio, porque nada vale la pena en este mundo que le ha salido tan traicionero.

Bueno, de entrada la pregunta no resulta de recibo. ¿Así que Dios no está presente en algunas escuelas para impedir que se cometan matazones? ¿Y cómo podría estarlo cuando ignominiosamente lo sacaron de ellas a patadas? Cuando ni siquiera crucifijos, pinturas o estatuas del Dios Padre, del Hijo o del Espíritu Santo, o el decálogo de la vida sana, los 10 mandamientos, pueden estar colgados en alguna pared de las escuelas. O tampoco una estrella de David. Ni en ningún rincón, por apartado y disimulado que resulte, puede ser exhibida una cita bíblica.

Hasta cristianos indudables y judíos sin tacha titubean en sus creencias y cuestionan la concordancia de un Dios omnipotente con salvajadas como la de Sandy Hook. Nada que extrañe.

¿Acaso el mismo Cristo, clavado en la cruz, no se desesperó: “¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?”. ¿Pues cómo no admitir desesperanzas en quienes no participan de la condición divina? Claro, cuando el cielo se encapota por entero y los truenos truenan que parece que se acaba el mundo la gente tiende a acordarse de santa Bárbara.

Pero es que Dios quiso libre al ser humano cuando lo creó. Y le otorgó eso que se llama albedrío, la opción de escoger. O decides hacer el bien, muy santo y muy bueno, o portarte mal, y allá tú. Y si como sociedad decides que a Dios hay que expulsarlo de las escuelas a cajas destempladas, luego no vengas preguntando dónde está Dios cuando en esas mismas escuelas se organizan degollinas dignas de Quentin Tarantino.

Cuando los crucifijos y los 10 mandamientos y las estrellas de David regresen a las paredes de las escuelas, y en las aulas se vuelva a enseñar el catecismo, fluirá en ellas infinita menos sangre a la manera que Hollywood nos instruye.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Jul 2018

Primer premio

9 0 3 3

DADB

Serie: 12 Folio: 12

2o premio

8375

3er premio

8150

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código