[LEGISLACIÓN]

El buen morir

En España, el testamento vital está legalizado en todas las comunidades autónomas y se puede tramitar tras la información pertinente en la Consejería de Sanidad de cada provincia.

Me despedí de ella con un beso en la frente y un “adiós, amiga buena”. Se fue como quería, sin dolor y sin conciencia de que era el final. Un leve consuelo para los que nos quedamos, porque, aquejada de una enfermedad crónica que minimizó durante muchos años su calidad de vida, aunque no su calidad humana, debió pensar mucho en la muerte. Y tenía hecho su testamento vital.

Me reservo por pudor lo que me ha afectado su partida. Contar los detalles de su generosidad y de su entereza tampoco viene al caso. Sí me atrevo, no obstante, a recordar, que cada vez que perdemos a un ser próximo, la reflexión sobre la muerte, propia y ajena, es inevitable. Una cosa es dejar que repose en el saco del subconsciente la idea de que algún día moriremos, igual que nacemos y nos reproducimos, y otra es plantarle cara y tomar medidas prácticas en frío y sin melodramas.

No me refiero al testamento de bienes patrimoniales ni a la preparación espiritual que irá de la mano con las creencias de cada quien. Alcanzada una determinada edad, aun sin gana alguna de morirnos, hay otro testamento que hacer que, lejos de ser morboso o macabro, facilita el tránsito personal y evita a familiares y personal médico un sinfín de problemas.

En España, el testamento vital está legalizado en todas las comunidades autónomas y se puede tramitar tras la información pertinente en la Consejería de Sanidad de cada provincia. Como es sabido, en el documento, una persona, en uso de sus facultades mentales, expresa una serie de indicaciones anticipadas en caso de que una enfermedad incurable o irreversible le prive de comunicar su voluntad. Dicho de otro modo, define cómo desea el signatario que se produzca lo que considera una muerte digna, ateniéndose a las leyes vigentes. Se trata simplemente de autorizar al personal médico para que interrumpa la prolongación de la vida por métodos mecánicos, palie el dolor y prescinda de determinados medicamentos que prolongan así mismo la agonía sin esperanza de mejora o recuperación. La mayoría de los formularios incluyen el nombramiento de un representante que servirá como única persona autorizada para hacer valer la posición del paciente.

En la práctica, sin embargo, bien por objeción de conciencia del personal médico, por presiones religiosas o políticas o por resistencia de la familia, el testamento vital no ha servido de gran cosa en algunos casos. Enumerar los que encendieron la polémica sería largo por esclarecedores que resulten.

A fin de evitar la confusión, el mes de mayo pasado, el Consejo de Ministros aprobó el anteproyecto de ley de Cuidados Paliativos y Muerte Digna, una norma que pretende aclarar los derechos de los pacientes en situación terminal y las obligaciones del personal sanitario que los atiende. La ley consagra los derechos a renunciar a un tratamiento médico y al uso de sedaciones terminales aun a costa de acortar la agonía y acelerar la muerte. El texto también reconoce el derecho del paciente a que, en la etapa final de su vida, se preserve su intimidad y la de su familia y a que se le permita recibir el auxilio espiritual que solicite. Según explicó la ministra de Salud, Leire Pajín, “se ha querido dar un paso más y pasar de un modelo asistencial a un sistema de derechos y garantías", y añadió que no se despenaliza ni la eutanasia ni el suicidio asistido. Es cuestión de asegurar que la intervención sobre el paciente evita el ensañamiento terapéutico y el sufrimiento innecesario. El anteproyecto está pendiente de su tramitación parlamentaria.

No hubo necesidad de echar mano del testamento de la amiga buena porque un derrame masivo se la llevó, pero estoy segura de que le hubiera gustado ver la ley aprobada. Debía de pensar mucho en la muerte.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código