[AISLAMIENTO]

El cerco a El Asad

A la dictadura siria le importan poco las sanciones y condenas de Estados Unidos o la UE en nombre de los derechos humanos, mientras no afecten decisivamente a su ya atrofiada economía.

La situación siria ha experimentado un salto cualitativo con el ataque a un importante centro de espionaje militar próximo a Damasco, que habría ocasionado una veintena de bajas entre las fuerzas gubernamentales.

La revuelta popular contra la despiadada dictadura de Bachar el Asad, que se acerca a su noveno mes, se había venido manifestando como un movimiento pacífico, que ha pagado su desafío con casi 4 mil muertos.

El asalto, el miércoles, del autodenominado Ejército Libre Sirio contra un acuartelamiento que juega un papel clave en la represión, añade a su importancia intrínseca el hecho de estar protagonizado por militares rebeldes, que comienzan a funcionar como brazo armado de una difusa oposición y cada vez en mayor número se unen a la población civil.

Hasta hace algunas semanas parecía imposible plantearse la posibilidad de un relevo en Siria, pese a haber perdido cualquier legitimidad un régimen sanguinario que ha traicionado todas y cada una de sus reiteradas promesas liberalizadoras. Pero a El Asad comienzan a volverle la espalda hasta sus propios cofrades regionales.

A la dictadura siria le importan poco las sanciones y condenas de Estados Unidos o la Unión Europea en nombre de los derechos humanos, mientras no afecten decisivamente a su ya atrofiada economía o se abran paso hacia una resolución enérgica del Consejo de Seguridad, algo que por el momento impiden Rusia y China.

Pero cuestión distinta es para Damasco que la Liga Árabe, durante 60 años un club de autócratas, amenace ahora con sanciones y su expulsión definitiva a uno de sus más conspicuos miembros fundadores por no cumplir sus compromisos reformistas. O que Turquía, antiguo aliado, acoja en su suelo a la balbuciente oposición siria. O que el rey de Jordania pida públicamente a El Asad que se vaya. La ira de Damasco se ha manifestado esta semana en el ataque orquestado contra varias embajadas árabes.

Bachar el Asad, que se creía a salvo del vendaval de dignidad que sacude el mundo árabe, está irremisiblemente acosado.

El crescendo en Siria, donde decenas de personas siguen muriendo cada semana por querer librarse del tirano, exige de las potencias democráticas redoblar sus esfuerzos económicos y diplomáticos, especialmente en Naciones Unidas, para acelerar el aislamiento de un régimen exterminador y la caída de su cabeza visible.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Abr 2018

Primer premio

5 4 7 1

DCAB

Serie: 14 Folio: 9

2o premio

1282

3er premio

2921

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código