[MUNDO DE RELACIONES]

La civilización del vértigo

Al final del día acabamos agotados, porque el estándar de vida actual exige que trabajen padre y madre, que los niños dediquen muchas horas a prepararse para ganar dinero el día de mañana…

Temas:

Deprisa, deprisa, se llamaba una película de Carlos Saura que obtuvo el León de Oro en el festival de Berlín. Reflejaba la vida apresurada de jóvenes delincuentes desestructurados en busca de una razón para sus vidas. El título puede servir para esta nuestra generación del vértigo, que corre sin detenerse, y así llenar el día de ocupaciones, impactos, imágenes, sensaciones de todo tipo, como forma light de drogadicción.

También podría llamarse la sociedad de la impaciencia. Hija de una tecnología instantánea, que ha multiplicado la velocidad de la noticia, la intercomunicación, la multipresencia de cámaras en donde ocurren los acontecimientos, ya no espera a que los grandes medios le traigan el hecho en sus informativos, ahora todos nosotros somos creadores de noticias, con nuestros teléfonos inteligentes y redes sociales. Las distancias geográficas también se han acortado con la alta velocidad y los vuelos low cost. Es cierto que el mundo se está haciendo más pequeño, que es fácil conseguir algo, desde una pizza hasta un automóvil, apretando un botón. Pero ¿a costa de qué?

Es preciso analizar el fenómeno de “lo quiero ya”, y sus secuelas en nuestra psicología, en el mundo de las relaciones y lo que es más importante, en nuestra realización personal. Sin duda se trata de otra consecuencia de lo que hace años se llamó la “herejía de la acción”. Lo mismo que Erich Fromm reflexionó sobre el binomio “ser” y “tener”, ante la eclosión del consumismo, podríamos oponer hoy términos como “actuar” y “contemplar”.

Al final del día acabamos agotados de correr de un lado para otro, porque el estándar de vida actual exige que trabajen padre y madre, que los niños dediquen muchas horas a prepararse para ganar dinero el día de mañana, e incluso la diversión o la vacación se traduce en vértigo de kilómetros, instantáneas fotográficas, más consumo, y en definitiva, huida y estrés.

Ser persona es mucho más contemplar que actuar. Incluso el actuar apresurado en la oficina, la calle y en casa suele ser ineficaz, superficial, frívolo, si no se realiza con todo el ser. Cuando nos paramos y nos sentimos a nosotros mismos, percibimos aquello de León Felipe: “No es lo que me trae cansado / este camino de ahora. / No cansa / una vuelta sola. / Cansa el estar todo un día, / hora tras hora, / y día tras día / y año tras año una vida / dando vueltas a la noria”. Para al final preguntarnos: ¿Y ahora qué? Porque vemos sin mirar, oímos sin escuchar, hasta comemos sin paladear; pero sobre todo vivimos sin contemplar.

Sería necesaria una campaña seria para enseñar a detenerse y conectar con el ser profundo. Respirar conscientemente, recuperar el valor de las palabras, sondear la hondura de una mirada, reencontrarnos con el valor pequeño y secreto que anida en una brizna de hierba, una canción lejana, el llanto de un niño o simplemente la oscuridad luminosa de cerrar los ojos.

Gozamos de sofisticadas máquinas, móviles, tabletas, pantallas de alta definición, mensajes y artilugios. Pero nos hemos olvidado al salir de casa de nuestro propio íntimo ser encima de la mesa de noche, porque la publicidad y los prototipos que nos muestran nos arrastran a personajes hueros, que son maniquíes, hombres y mujeres copias, reproducciones, no originales.

Para conectar con el río de la verdad, el de la intuición, hay solo dos caminos: pararse y hacer silencio o bien reforzar la atención, mirar mirando, sentir sintiendo, amar amando, llorar llorando, cantar cantando, reír riendo… En una palabra, cuando estás atento, ves. Cuando estás dormido, la vida pasa a tu lado sin disfrutarla. Como decía aquel yogui: “Friega los platos como quien friega los platos”, no como el que está pendiente solo de lo que viene detrás. Lo peor es que algunos creen que están en la verdad porque hacen mucho; no paran, abarcan mil actividades, incluso “admirables y hasta santas”. Como si nada. Es igual. Siguen perdiéndose lo mejor de la vida: el ahora mismo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Desacato del órgano legislativo Antai solicita a la Asamblea cumplir la ley

Yanibel Ábrego (Izq.) y Angélica Maytín
LA PRENSA/Archivo

Corte interamericana de derechos humanos Opinión sobre derechos LGBT es vinculante para Panamá

La Corte IDH concluyó que no encontró motivos para no reconocer el vínculo familiar entre las parejas del mismo sexo.
Tomado de Internet

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Ene 2018

Primer premio

8 4 0 1

BBCA

Serie: 4 Folio: 9

2o premio

7600

3er premio

4478

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código