[RELACIONES INTERNACIONALES]

La encrucijada de Obama

De cara a su legado en política exterior, Barack Obama sopesa las encontradas recomendaciones de su nuevo gabinete de seguridad para definir su política exterior.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203WkOlhe.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203WkOlhe.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203WkOlhe.jpg

Para entender el predicamento en el que se encuentra la política exterior del presidente Barack Obama en el Oriente Próximo bastaría con oír la voz de la calle en El Cairo: tanto los partidarios del depuesto presidente Mohamed Morsi como quienes apoyan a los militares que lo derrocaron acusan a Estados Unidos, es decir a Barack Obama, de haber creado el conflicto.

Los egipcios, sin embargo, no son los únicos que se quejan de la política exterior de Obama. En Europa, el descubrimiento del espionaje de la NSA a ciudadanos estadounidenses y extranjeros residentes en Estados Unidos (EU), y a sedes diplomáticas y Gobiernos de por lo menos 38 países, ha creado malestar, más entre la ciudadanía a quien le parece una intrusión moralmente reprobable, que entre los gobernantes que saben que el espionaje a amigos y enemigos es práctica común. Hoy, por ejemplo, menos de la mitad de los alemanes piensa que se puede confiar en el Gobierno estadounidense.

En América del Sur, más específicamente en los países del Alba, el sentimiento antinorteamericano se ha redoblado por el maltrato al presidente de Bolivia, Evo Morales, al negársele sobrevolar o aterrizar en algunos países europeos bajo la sospecha de que en el avión presidencial viajaba también Edward Snowden, el analista de la CIA que reveló el espionaje de la NSA. Descaradamente, EU ha negado ser responsable del incidente, y ni Obama ni Kerry han dicho una palabra sobre el caso.

En EU, por otro lado, creo que tampoco se acaba de entender bien cuál será el rumbo que tomará la política exterior de Obama en su segundo período. La etapa en la que tradicionalmente los presidentes estadounidenses buscan cimentar su legado.

Amparados en su idea de que Estados Unidos es el país del destino manifiesto, a los estadounidenses les gusta hablar de sus Presidentes en términos de legado. En algunos casos, el legado es positivo, como por ejemplo con Franklin Delano Roosevelt, donde el veredicto favorable es unánime. Sin negar el mérito de Gran Bretaña, el único país europeo que nunca capituló en su lucha contra Adolf Hitler, el legado mayor de Roosevelt en política exterior fue intervenir en la Segunda Guerra Mundial y ayudar, decisivamente, a conjurar el peligro nazi-fascista. A Lyndon B. Johnson, un presidente que tantos logros importantes tuvo en la política interna, desafortunadamente se le recuerda por su intervención en la fracasada guerra de Vietnam.

Hasta ahora, Obama se ha perfilado como un político realista, aunque plagado de contradicciones. “Obama –cuenta Gideon Rachman, del Financial Times, que le comentaba el académico turco Hakan Altinay– habla como si fuera el presidente de la Unión Americana de Libertades Civiles, pero actúa como si fuera Dick Cheney”.

Sin embargo, y a pesar de la permanencia de la prisión en Guantánamo, y del feroz bombardeo con drones, lo justo sería admitir que hasta ahora Obama se ha mantenido fiel a su promesa de no intervenir militarmente para imponerle a ningún país un sistema de gobierno. Y también que ha resistido la presión de intervenir en Libia, en Egipto y ahora en Siria dejando que sean los libios, los egipcios y los sirios quienes decidan su destino.

De cualquier modo, no deja de extrañar que al tiempo que Obama nombra como secretario de Estado a John Kerry, y a Chuck Hagel como secretario de Defensa, dos hombres pragmáticos que privilegian la negociación con el enemigo por encima de la intervención militar, designe a dos “moralistas” como parte del mismo equipo. Susan Rice, la nueva Consejera de Seguridad Nacional, es reconocida por su activismo tanto como por su creencia en que EU tiene la obligación moral de intervenir en otros países para detener desastres humanitarios. Lo mismo sucede con Samantha Power, la recién nombrada embajadora en Naciones Unidas, que se ha distinguido por su defensa de los derechos humanos.

Así las cosas, lo que habrá que ver es por cuál de los dos modelos se inclina Obama, si logra articular una visión clara de sus objetivos en política exterior y si tiene la habilidad política necesaria para convencer al Congreso y a la opinión pública estadounidense de que su visión es la que mejor protege los intereses de EU en el mundo. Las encuestas dicen que la mayoría de los estadounidenses quiere una defensa robusta del país y no tiene ningún deseo de cambiar el mundo por la fuerza.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código