[MENSAJE]

La impunidad no es eterna

Es de lamentar, y reclama una profunda reflexión, que hayan pasado 42 años y que durante más de cuatro décadas el pueblo libio fuera víctima de una de las más feroces tiranías.

El fin de Gaddafi dice a las claras, y felizmente, que la impunidad no es eterna. Su régimen tiránico y el terror que impuso al pueblo libio acabó. Es, a la vez, una advertencia contundente para aquellos émulos y defensores del tirano muerto, varios de los cuales todavía pasean muy orondos su soberbia en América Latina.

Es bueno que sepan que en algún momento van a tener que rendir cuentas. Es bueno que amigos y simpatizantes de Gaddafi se miren en ese espejo.

Lo que es de lamentar y, también, reclama una profunda reflexión es que hayan pasado 42 años. Que durante más de cuatro décadas el pueblo libio fuera víctima de una de las mas feroces tiranías, cuyo titular, con una descarada conducta pendular, se mantuvo en el poder con el apoyo o la indiferencia, tan cómplice como el respaldo explicito, de las grandes potencias y países desarrollados, de uno y otro lado. He aquí otra de las lecciones que deja el fin de Gaddafi, y de la que habría que tomar debida nota.

A veces resulta más indignante y condenable que la de los propios dictadores, la actitud prescindente o decididamente de apoyo de otros países y gobiernos democráticos e instituciones y organismos internacionales, que pasan a ser el sostén fundamental de aquéllos. Por más que se le maquille con un hipócrita doble discurso o traten de justificarse con el cuento de que la política comercial va por otro lado –en concreto, “negocios son negocios”– les cabe un inmensa responsabilidad y en definitiva son tan culpables como el que más. Gaddafi duró décadas en el poder gracias a sus socios de ocasión.

Y ese tipo de cosas, esa política, a la que se denomina pragmática, pero en realidad es cómplice o pusilánime, campea en América Latina, donde los gaddafitos o aprendices de Gaddafi, son demasiados. Chávez nunca ocultó su afinidad y lo prueba día a día en Venezuela aplicando métodos similares a los del tirano muerto, el que, dijo, fue “un luchador” y “un mártir”.

El caso Chávez es elocuente e ilustra sobre la vigencia de ese triste y condenable “pragmatismo político”. Acaba de aplicar un multa millonaria a Globovisión, el único canal de TV independiente, emulando a su discípulo ecuatoriano Rafael Correa, porque no le gustó como cubrió una información (así de simple). Paralelamente, ha rechazado o desoído una decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que le obliga a levantar la arbitraria proscripción que su gobierno ha impuesto a uno de los hombres –Leopoldo López– que puede vencerlo en las próximas elecciones presidenciales.

El secretario general de la OEA, José Insulza, dijo hace unas semanas al semanario uruguayo Búsqueda, que esperaba que Venezuela acate el fallo de la Corte y que si no lo hace denuncie el tratado y se vaya.

Chávez no acató el fallo y no respeta la libertad de expresión. ¿Y, qué pasa ahora?

El vocero del Departamento de Estado dijo que Chávez debe respetar sus compromisos internacionales y acatar la sentencia de la CIDH y criticó la sanción a Globovisión.

¿Qué va a hacer Estados Unidos? ¿Lo va a denunciar a la OEA? ¿Va a pedir que se respete de una vez por todas la Carta Democrática?

Para el demócrata presidente colombiano, Juan Manuel Santos, Chávez igual “sigue siendo su nuevo mejor amigo”.

¿Pasará algo o solo dejarán que pasen unos 42 años?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código