[INMIGRACIÓN]

El lado correcto de la historia

Según una encuesta reciente, el 58% de los norteamericanos favorece convertir en ciudadanos a los indocumentados que no hayan cometido crímenes, paguen impuestos y hablen inglés.

Estados Unidos, a lo largo de su historia, ha sido sumamente generoso con los inmigrantes. Desde luego, han existido momentos en que esta nación ha rechazado y discriminado a extranjeros de Alemania, China, Japón, Irlanda y América Latina, entre muchos otros. Pero, al final de cuentas, siempre rectifica y vuelve a abrir sus puertas a los inmigrantes.

Ese es el lado correcto de la historia.

“Nuestra política migratoria debe ser generosa; debe ser justa; debe ser flexible”, escribió el futuro presidente John F. Kennedy en 1958 para su libro Una nación de inmigrantes, publicado en 1964. “Con una política así, podemos mirar al mundo y a nuestro propio pasado con las manos y la conciencia limpias”.

Ese ideal de Kennedy es muy distinto a lo que estamos viviendo actualmente. Nunca, desde que llegué a Estados Unidos en 1983, había visto y sentido un ambiente tan hostil en contra de los inmigrantes. Unos los atacan y otros los deportan.

Como evidencia, basta ver a Alabama y Arizona, donde los inmigrantes indocumentados son perseguidos y encarcelados, en ocasiones por las más pequeñas infracciones de tránsito. Ninguno de los candidatos republicanos a la Presidencia apoya la legalización de 11 millones de indocumentados. Algunos, incluso, los quisieran regresar a sus países de origen (aunque nunca explican cómo). El presidente Barack Obama no cumplió su promesa de presentar una propuesta migratoria en el Congreso durante su primer año de gobierno y, además, ha deportado a más de un millón de indocumentados desde que tomó el poder, separando a miles de familias. El 45% de los deportados no tenia ningún tipo de antecedente criminal.

¿Por qué está pasando esto? Ciertamente, un factor es la crisis económica y el hecho de que muchos estadounidenses culpan, injustamente, a los inmigrantes indocumentados por la mala situación del país. Algunos políticos se han dado cuenta de que pueden obtener poder al explotar la extendida sospecha de que los inmigrantes despojan de empleos a los ciudadanos y vacían los cofres gubernamentales. Atacar a los indocumentados, que a nadie tienen que represente sus intereses, puede darles el impulso necesario para ganar las elecciones. Lo que es más, no son suficientes los latinos en Estados Unidos dispuestos a votar por candidatos que en verdad comprendan a la comunidad hispánica y sean capaces de defenderla de ataques injustos.

Pero, al final, estoy convencido, Estados Unidos hará lo correcto. Ronald Reagan lo hizo. Hace 25 años firmó la ley de Reforma y Control de la Inmigración que le dio amnistía a 2.7 millones de inmigrantes. Me llaman tanto la atención los republicanos que dicen defender el legado de Reagan, pero que no se atreven a votar en el Congreso por una ley que saque de la oscuridad a millones.

Si uno escucha algunas estaciones de radio y televisión, o los discursos incendiarios de muchos políticos de ultraderecha, podría tener la falsa impresión de que casi todos los norteamericanos rechazan una reforma migratoria. Pero no es así. La mayoría de los estadounidenses tiene una actitud generosa con los indocumentados. Una reciente encuesta realizada por Univisión y por Latino Decisiones encontró que el 58% de los norteamericanos favorece la idea de convertir en ciudadanos de Estados Unidos a los indocumentados que no hayan cometido crímenes, que paguen impuestos y hablen inglés. (Entre los latinos el apoyo a esa idea es del 67%).

Atacar a los indocumentados ya está teniendo sus consecuencias. Jueces han bloqueado las partes más dañinas de la leyes antiinmigrantes de Alabama y Arizona. De hecho, el creador de la ley SB-1070 de Arizona, el líder del senado estatal Russell Pearce, acaba de perder su puesto en una elección revocatoria. Es decir, los votantes, cansados de sus ataques a los extranjeros, lo deportaron a su casa, al igual como el hizo con tantos inmigrantes.

Si los republicanos quieren ganar la Casa Blanca, van a tener que moderar sus ataques a los indocumentados y proponer algún tipo de plan para que puedan quedarse legalmente en el país. Eso es lo que quiere la mayoría de los norteamericanos, según nuestra encuesta. Si no lo hacen, sera políticamente imposible para los republicanos conseguir más de la tercera parte del voto latino y, por lo tanto, perderán una vez más la presidencia. De lo que se trata es, sencillamente, estar del lado correcto de la historia. Y eso es estar con los inmigrantes. Kennedy estuvo del lado correcto, y Reagan también. ¿Quién se atreve a seguirlos?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código