[HECHOS HISTÓRICOS]

Las lecciones de Lincoln

¿Aprendemos historia viendo películas o leyendo novelas? ¿Pueden los políticos aprender a desempeñar mejor su oficio viendo películas con temas históricos?

Lincoln, la recién estrenada película de Steven Spielberg, ha creado un espléndido espacio de discusión en el que participan críticos de cine, historiadores, políticos, periodistas, novelistas, ensayistas y que se ha convertido, incluso, en tema de conversación en fiestas y reuniones en Estados Unidos.

La cinta ha sido aclamada como una obra maestra por la mayoría de los críticos de cine y los elogios al director, los actores y el guionista han sido abundantes y merecidos.

También se han desbordado los comentarios sobre el mensaje político de la película en las páginas de los periódicos. A unos días de la reelección de Barack Obama, la película se estrenó en la Casa Blanca, y ahora que la clase política debate como evitar que el país caiga al precipicio fiscal que su incompetencia ha creado, no han faltado comentaristas políticos que sugieren se obligue a los miembros del Congreso a ver la cinta. La esperanza es que viendo a Lincoln mover los hilos del Congreso para lograr un acuerdo fundamental para la nación, los congresistas aprendan a encarar el oficio como profesionales.

También los historiadores han encomiado la película por la fidelidad del guión a los hechos históricos aun cuando algunos de ellos reconocen que hay incidentes que han sido magnificados y otros que han sido ignorados. Además, ya hay maestros que recomiendan que la película sea exhibida en las escuelas primarias de toda la nación.

Yo coincido plenamente con los críticos que la encomian. A mí me gustó mucho por sus valores cinematográficos: por la manera en la que el director desarrolla la narrativa, por su ritmo y su unidad, por la extraordinaria actuación de los actores, por la sobriedad de su fotografía, por la lúcida eficacia del guión y por la verosimilitud de la trama. Y aunque pienso que una película debe ser juzgada en términos de cinematografía, confieso que esta cinta me ayudó a comprender mejor la grandeza histórica del presidente Lincoln. Y que me impresionó mucho esta convincente muestra de cómo la determinación moral de una persona pudo lograr un avance impresionante en la lucha por la igualdad racial en su país.

Destaco además dos escenas en las que Lincoln da muestra de su profunda cultura y de cómo expresarla con deslumbrante naturalidad. Durante una conversación casual con dos jóvenes telegrafistas, uno de ellos ingeniero, Lincoln les explica el principio que a su juicio compendia el pensamiento de Euclides. Yo me imagino que en ese momento histórico en el que la nación debatía si los negros eran seres humanos iguales a los blancos, el principio euclidiano pesaba fuerte en su ánimo. “Euclides”, dijo Lincoln, nos mostró que “las cosas que son iguales a otras cosas son iguales entre sí”.

En la segunda escena, Lincoln le explica a sus colaboradores por qué es moralmente imprescindible conseguir a como de lugar el voto de 20 congresistas para ratificar la 13 Enmienda la Constitución que abolirá la esclavitud y la prohibirá en todo Estados Unidos. Lincoln sabe que la compra del voto de los congresistas es inmoral, pero también sabe que el futuro de millones de negros y de blancos tiene mayor relevancia ética y se vale de su conocimiento de los principios de la ética utilitaria de filósofos, como Jeremy Bentham y John Stuart Mill, para decidir que “el mayor bien para el mayor número es la opción éticamente correcta”.

Sin embargo, me resisto a aceptar que se juzgue a una película por su valor histórico porque creo que una película, al igual que una novela, es una recreación imaginativa de un suceso y no necesariamente representa una verdad histórica. No puedo negar que novelistas como Leo Tolstoi, Honoré de Balzac o Thomas Mann escribieron sus visiones de Rusia, Francia y Alemania con mayor lucidez que muchos historiadores, no obstante, sus obras, siguen siendo ficciones y sus verdades son poéticas no históricas.

Yo creo que hablar de películas históricas o novelas históricas presenta una contradicción en los términos. La historia se basa en documentos y archivos mientras que la ficción es imaginación y representación. Por otro lado pienso que sería un error menospreciar el inmenso valor de las grandes novelas o películas que tratan temas históricos de forma inteligente, sobre todo cuando nos proponen ideas que nunca habíamos pensado, tal y como me ha sucedido con Lincoln.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código