[RELACIONES INTERNACIONALES]

A negociar valorando las lecciones de la historia

Ahora que Trump quiere socavar la confianza entre Estados Unidos y México, Peña Nieto debe recordar el patrimonio histórico de su país, y negociar con valor, dignidad e inteligencia.

Temas:

A negociar valorando las lecciones de la historia A negociar valorando las lecciones de la historia
A negociar valorando las lecciones de la historia

Como estadounidense nacido en México, no puedo perdonarle a Donald Trump sus insultos y haber lanzado su candidatura usando a México de chivo expiatorio. Al mismo tiempo, sin embargo, tengo mis dudas de que el Gobierno mexicano esté preparado para darle la batalla.

Durante casi dos años, cada vez que Trump nos acusaba de ser criminales y violadores ante un auditorio que rugía como si estuvieran en el coliseo romano, viendo a los leones devorar cristianos, las tímidas respuestas del Gobierno mexicano ahondaban la herida. Y añadiéndole daño a los insultos, en medio de la andanada de vejaciones vino la oprobiosa invitación a Trump para que visitara la casa de todos los mexicanos, la residencia presidencial. Aunque esta no es la primera vez que México sufre la hostilidad de Estados Unidos, sí es la primera en la historia moderna en la que el presidente de México desoye el clamor de la gente que le exigía respuestas valientes, no visitas de cortesía.

El contraste entre la obsecuencia de Peña Nieto y la postura nacionalista del presidente Lázaro Cárdenas, en 1938, no podía ser mayor. Cuando las compañías petroleras desafiaron la orden de la Suprema Corte de Justicia para terminar con la discriminación salarial de los trabajadores mexicanos y ofrecerles el mismo pago que a los extranjeros, Cárdenas ordenó la expropiación de la industria a pesar de las presiones y amenazas del Departamento de Estado, del Gobierno británico y de las poderosas compañías petroleras. El día del anuncio de la expropiación, los mexicanos celebraron en las calles, y un enorme sentimiento de solidaridad unificó a todas las clases sociales del país. Las señoras adineradas donaron sus joyas y las más humildes sus gallinas para recolectar el dinero para pagar la indemnización a las petroleras.

Y todos recordamos, con orgullo, cómo el presidente Miguel de la Madrid trabajó para forjar una alianza continental en oposición a la insensata guerra de Ronald Reagan en América Central, formando el Grupo Contadora con Panamá, Colombia y Venezuela y, posteriormente, con Argentina, Brasil, Perú y Uruguay. En esas épocas México tuvo las agallas para enfrentarse al coloso del norte.

A la fecha no sabemos si México ha buscado aliarse con otros gobiernos del continente para lidiar con la posibilidad de una deportación de 11 millones de personas. El Gobierno mexicano ha dicho que defenderá los intereses de la nación sin “sumisión ni confrontación”. ¿Significa eso que México le hará ver a Trump que la integración de Norteamérica es compleja y que no se puede alterar uno o dos de sus componentes sin desvirtuar el todo? ¿Si se discute el muro, se incluirán provisiones para detener el flujo de armas que nutren a los carteles mexicanos que surten de droga a los estadounidenses? ¿Debe México seguir cooperando con el Gobierno de Estados Unidos (EU) en temas de seguridad? ¿Si hay deportaciones, se incluirá en la discusión la cooperación mexicana con las autoridades estadounidenses para detener inmigrantes de otros países a EU? ¿Será capaz el Gobierno mexicano de negociar un trato justo y equitativo?

Nadie lo sabe porque Trump cree que la incertidumbre es una virtud. Con el tratado de libre comercio en poco más de dos décadas el comercio ha crecido de $290 mil millones a más de mil millones de millones; más de 14 millones de empleos en EU dependen del comercio con México y Canadá, y los trabajos en industrias exportadoras pagan entre 15% y 20% más que los que no exportan. Y no nos olvidemos que el bajo precio de las mercancías importadas representa un enorme beneficio para el consumidor.

México debe utilizar todos los instrumentos legales a su alcance para dilatar las deportaciones y apoyarse en las comunidades latinas. Sobre todo, debe seguir la misma estrategia que Carlos Salinas y su equipo utilizaron en la negociación del TLCAN para convencer a estadounidenses y mexicanos de que siglos de desconfianza y abusos estadounidense podían ser superados porque comenzaba una nueva era en la que los dos países eran naciones amigas. Ahora que Trump quiere socavar esa confianza, México debe acudir a su historia para recuperar la dignidad y la confianza.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Abr 2018

Primer premio

5 4 7 1

DCAB

Serie: 14 Folio: 9

2o premio

1282

3er premio

2921

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código