[LUCHA CONTRA EL TERRORISMO

¿Hacia una nueva ´guerra fría´?

Durante su reciente gira por los países de la cuenca del Pacífico, Obama anunció un cambio trascendental aunque no exento de riesgos en la política exterior estadounidense.

Después de tres años de vanos intentos por romper con los postulados centrales de la política exterior de su antecesor, el presidente Barack Obama recién ha anunciado un cambio fundamental en su estrategia de seguridad nacional.

En territorio australiano, la semana pasada Obama se comprometió a incrementar la presencia militar norteamericana en esa zona y a restablecer el papel de Estados Unidos (EU) como la gran potencia económica y militar en la cuenca del Pacífico. “Después de una década en la que peleamos dos guerras que nos costaron sangre y fortuna, EU enfocará ahora su atención en el vasto potencial que representan los países asiáticos y del Pacífico”, dijo Obama.

Así, la llamada “guerra contra el terrorismo”, que definió la política exterior de George W. Bush y propició la ocupación militar masiva de Irak y Afganistán, finalmente parece haber quedado atrás. De ahora en adelante, dijo la Casa Blanca, el combate al terrorismo internacional seguirá las mismas pautas que la administración ha marcado este año y que han tenido excelentes resultados. Se profundizarán las medidas precautorias dentro del territorio nacional; se refinarán los servicios de inteligencia y se intensificarán los ataques mortales contra los cabecillas de los grupos terroristas utilizando sofisticadas tecnologías y comandos armados especializados.

En su gira por la cuenca del Pacífico, Obama declaró su intención de incrementar el intercambio comercial con los países del área y de buscar la negociación de tratados de libre comercio con ocho de ellos. Mientras la Unión Europea y EU continúen atascados en su laberíntica crisis económica el imperativo es competir abiertamente con China, quien se ha convertido en el principal socio comercial de la mayoría de los países de la región.

Esto sucede en un momento en el que la relación comercial entre China y EU sigue siendo problemática y profundamente injusta para este último país. Peor aún, además de profundizar su relación comercial en la región, China ha aumentado su presencia militar de manera desproporcionada. Tanto que en los dos últimos años varios países asiáticos, principalmente Filipinas y Vietnam, le han comunicado a la administración de Obama su inquietud por las maniobras del Gobierno chino para apropiarse de aguas territoriales ricas en recursos naturales y próximas a sus costas y le han pedido que intervenga para obligar a que dichas disputas sean ventiladas en foros internacionales. También le han pedido que fortifique su presencia militar en el mar de la China Meridional.

Este es el trasfondo del anuncio de Obama en Canberra sobre el futuro despliegue de tropas norteamericanas en la región. Y como es de suponerse, China ha reaccionado acusando a la administración de Obama de intensificar las tensiones militares en la región y advirtiéndole a los países del área que buscar una alianza militar con EU no necesariamente convendría a sus intereses, según dijo el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores chino.

Obama ha respondido diciendo que el desplazamiento de tropas obedece a peticiones concretas, no solo de los países más pequeños del área sino a las de países como Japón e India que temen que China intente apropiarse por la fuerza del liderazgo de la región.

Podría ser, como ha dicho Zbigniew Brzezinski, quien fuera el asesor en seguridad nacional de Jimmy Carter, que la nueva política exterior de Obama “fuera malinterpretada como una política de “contención” de China y que esto provocara una indeseada reacción hostil. Por otro lado y siguiendo con el paralelismo que Brzezinski propone al recordar la famosa política de “contención” de la Unión Soviética que formulara el legendario diplomático norteamericano, George F. Kennan, también podría ser que esta nueva versión de la política de contención le permitiría a EU esperar a la implosión del régimen chino, como sucedió con la Unión Soviética, y tal y como Kennan lo predijo.

Cualquiera que sea el caso, es evidente que este nuevo replanteamiento de la política exterior de EU conlleva enormes riesgos.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Abr 2018

Primer premio

5 4 7 1

DCAB

Serie: 14 Folio: 9

2o premio

1282

3er premio

2921

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código