[EXTRACTO]

Un país al borde del abismo

Abrirse, largarse, recoger las cosas y marcharse. Un billete de avión y adiós a Grecia. El abogado Giannis Sarakinos tiene 29 años, una fecha en la cabeza, febrero, y tres destinos posibles: Londres, Bruselas o Singapur. “En mi especialidad, el sector financiero, claro que hay trabajo para un asesor legal en estos tiempos, mucho, pero la mayoría de mis clientes dejó de pagar en abril”, explica. Si encontrase empleo –pagado–, asegura, no se iría. Formado en Atenas y en Londres, en 2009 dejó Reino Unido para volver a su tierra y se estableció junto a un socio. Aquel año la economía ya encadenaba su segundo año en recesión, la crisis de deuda soberana estallaría al siguiente y el país iba a pedir su primer rescate financiero. Aun así, ha aguantado el tirón hasta ahora.

Coger el portante y buscarse la vida fuera de Grecia. Es difícil hablar estos días en Atenas con alguien de 25 a 40 años que no tenga empleo o lo tenga precario y que no se esté planteando emigrar dado lo negro del horizonte económico. No hay cifras oficiales de cuántos griegos se han marchado desde que empezó la debacle, pero sí estimaciones. El profesor Savas Robolis, director del Instituto del Empleo, vinculado a los sindicatos Gsee y Adedy, calcula, basándose en una investigación con universidades, que unas 50 mil personas de alta cualificación se han establecido en otros países entre 2009 y 2010. “Ahora tenemos un grave problema económico, pero vamos a un crash social”, alerta Robolis. “Grecia va a perder todo ese capital humano porque, en el mejor de los casos, esta gente no podrá volver a este país en al menos 10 años, no hay oportunidades para ellos”.

Más números. Desde la fundación del portal europeo de la movilidad laboral (Eures), en 1993, y hasta 2010, casi 8 mil griegos han colgado su currículo, pero la cifra se disparó durante el año pasado y alcanzó los 15 mil 500 (son cerca de 7 mil 500 nuevos en 12 meses), según un estudio del profesor de Geografía Económica de la Universidad de Macedonia, Lois Labrianidis.

Alemania, por su fortaleza industrial, y Reino Unido, por el tirón económico de los Juegos Olímpicos, están acogiendo a muchos griegos emigrados y la tendencia, se teme Robolis, seguirá. Las estadísticas oficiales sitúan el desempleo en el 18% de la población activa, aunque esta tasa puede llegar al 23%, si uno deja de considerar trabajadores a las personas que realizan prácticas no pagadas de tres meses o a aquellos que han trabajado una sola hora la semana anterior a la encuesta. El año que viene, según los cálculos del Instituto, puede llegar al 25%, solo teniendo en cuenta el recorte de personal público previsto. Y la tasa de paro juvenil ya roza el 44%.

A veces, no solo es el paro lo que impulsa a los jóvenes griegos a marcharse, sino también la precariedad. Sofía, de 26 años, es economista y ha estudiado tanto en Reino Unido como Francia. Ahora trabaja sin contrato en una firma de inversión ateniense que, cuenta ella con ironía, “ahora invierte muy poquito”. Son sus padres los que la empujan a marcharse. “No ven futuro para mí aquí, yo me he dado unos meses para ver si algo mejora, no querría irme porque veo además un cierto deber nacional, pienso que si todos hacemos lo mismo, ¿qué va a pasar con este país?”, se pregunta.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Donderis instó a la población del país a seguir los informes oficiales.
LA PRENSA/Archivo

Se recomienda mantenerse alejado de las zonas de playa Hay aviso de prevención por incremento de oleajes y vientos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código