El ‘Viejo Lázaro’

Un santo a imagen y semejanza de Cuba

Temas:

¿Puede un santo unir a católicos, yorubas, laicos, agnósticos, emigrantes y residentes, revolucionarios y opositores? En La Habana, la nueva capilla al “Viejo Lázaro” evidencia la aceptación de la Iglesia y la oficialidad de una fe clave en la reconciliación nacional.

Sus fieles le piden sanación y bienestar a cambio de ofrendas y sacrificios físicos. En el salón de ofrendas hay desde objetos valiosos hasta grados militares de la guerra en Angola, donde sirvieron tropas cubanas.

“Es un santo muy poderoso, todo el pueblo de Cuba lo quiere y le pide mucha salud”, dice Osmel Morgan, un cubano de 34 años residente en Estados Unidos, que en cada visita le rinde culto.

Empuja la silla de ruedas de su madre, María Regla Cuervo (70). “Vengo a pedirle mucha salud, que nos ayude, y poder levantarme de este sillón de ruedas”, dice ella.

La Iglesia trajo a Cuba la imagen de san Lázaro de Betania, resucitado por Jesús y quien presumiblemente llegó a ser obispo. Aún sigue en los templos.

Pero la Biblia también cuenta la historia de otro Lázaro, un mendigo leproso, con muletas, acompañado por perros, hambriento y que al morir fue al cielo. Con andaluces y canarios llegó a Cuba su imagen y el término “Lazareto” -popular en España, Francia e Italia-, que aludía a los sanatorios de leprosos.

En tanto, los esclavos africanos aportaron a Babalú Ayé, un rey yoruba castigado con enfermedades de la piel por su vida libertina, que devino orisha (dios) al cumplir penitencia y dedicarse a hacer el bien. Se le atribuyen milagros curativos.

“Este san Lázaro (cubano), esta devoción tan popular, tan querida que tenemos en Cuba, diría que es una síntesis muy interesante de (esas) tres figuras”, explica el especialista Armando González, del Museo de Guanabacoa -con tradiciones afrocubanas-, profesor del instituto católico Padre Félix Varela.

“Producto de esa síntesis se ha creado esta figura tan característica de la religiosidad popular cubana, a la cual le llamamos el Viejo Lázaro”, dice.

Tomó del obispo su color morado y el día de su festividad, 17 de diciembre. Del mendigo leproso, su imagen desvalida. De Babalú Ayé sus poderes curativos y la severidad al castigar “con embolias y gangrenas” a los incumplidores de promesas.

“El cubano es interconfesional, tiene una religiosidad muy utilitaria (...), practica una forma de religiosidad que de alguna forma se desmarca de las instituciones religiosas tradicionales”, dice González.

El “Viejo Lázaro” nunca fue admitido en templos católicos y fue marginado durante tres décadas de ateísmo socialista (1961-90).

Hoy su capilla está en el jardín del Santuario Nacional de San Lázaro, un leprosorio de inicios del siglo XX devenido templo católico y lugar de peregrinación a unos 20 km del centro de la capital.

El papa Juan Pablo II en enero de 1998 ofreció allí su homilía durante su visita a Cuba.

El deshielo entre Cuba y Estados Unidos se inició el 17 de diciembre de 2014, cumpleaños de Francisco y día de la festividad de Lázaro, a quien muchos cubanos no dudan en atribuirle el milagro.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

19 Sep 2018

Primer premio

7 4 7 2

CBBA

Serie: 5 Folio: 5

2o premio

8555

3er premio

0439

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código