[VENEZUELA]

La seguridad humanitaria

La situación venezolana necesita de una intervención militar humanitaria para acabar con la violación generalizada de los Derechos Humanos de su pueblo.

Temas:

La seguridad humanitaria La seguridad humanitaria
La seguridad humanitaria

El profesor Ricardo Hausmann, de la Harvard Kennedy School, ofrece datos duros que confirman la catástrofe humanitaria que sufren los venezolanos. Sugiere, por ende, que un órgano legítimo como la Asamblea Nacional, representante de la soberanía popular, pida asistencia militar extranjera a fin de ponerle coto a esa realidad que destruye al país y su existencia como república, ante la negativa del dictador Nicolás Maduro de siquiera aceptar la ayuda de medicinas y alimentos que le ofrecen otros Estados.

Los profesores Sean W. Burges y Fabricio Chagas, no obstante, critican a Hausmann. Afirman que “invadir Venezuela es una idea terrible”. Palabras más, palabras menos, arguyen que la efectividad de la medida para provocar “un cambio de régimen” depende de que los americanos la realicen; pero que, descartando esa posibilidad por el rechazo que encontrarían, una operación combinada con los Ejércitos incompetentes latinoamericanos “crearía más confusión en un país que arrastra una larga crisis política y económica”.

Según ellos - lo que es miel en boca de las dictaduras - “la soberanía es un sacrosanto principio en la diplomacia latinoamericana”. Dicen que hasta la OEA ha sido incapaz, por lo mismo, de adoptar una decisión en el caso venezolano dentro del marco de la Carta Democrática. Y concluyen en un camino sin salidas, por la falta de alternativa o la ausencia de credibilidad opositora, el compromiso de las élites con el gobierno de Maduro, el tratarse de una mera tensión entre fuerzas sociales y actores económicos; por lo que recomiendan “lidiar con el régimen hasta alcanzar la ayuda humanitaria y una vuelta tranquila al gobierno representativo”.

Esta sobresimplificación, como sus errores en la descripción de supuestos y prescripciones, sorprende, más que su cuestionar a Hausmann.

Venezuela no vive una democracia deficitaria. El asunto no apunta al uso de la fuerza para un mero cambio de régimen político, y la oposición, es cierto, no se muestra como alternativa, pero por encontrarse bajo secuestro, como lo está la oposición cubana y estuvieron las oposiciones en la Europa oriental comunista, doblegadas por el miedo.

El Estado venezolano fue invadido por una fuerza militar extranjera en alianza con los carteles del narcotráfico controlados aún por las FARC, en un proceso que se inicia en 1999, arrecia en 2004, y ya en 2007 – lo señalo en anterior columna – logra que 30 mil milicianos de la isla sujeten los hilos del gobierno.

Dado que la Constitución de 1999 es hipercentralista, presidencialista y militarista. Ningún peso ejerce la presencia opositora en gobernaciones y alcaldías. Pero cuando en diciembre de 2015 esta gana la Asamblea Nacional, hasta ahí llegó la simulación democrática.

La hambruna es un arma de dominio; lo que trae a colación, por su pertinencia, el texto que en 2003 adopta el Instituto de Derecho Internacional – entidad que recibe el Premio Nobel por sus aportes al desarrollo de su disciplina – a cuyo tenor los Gobiernos no pueden rechazar la asistencia humanitaria “cuando se encuentran en peligro los derechos humanos fundamentales de las víctimas o el comportamiento revela su disposición de violar la prohibición de causar hambre en la población civil como método de guerra”.

De allí que las contramedidas, por atentados contra el “derecho a la democracia”, que es síntesis de los deberes de respeto y garantía universales de los derechos humanos como integrantes del orden público, son aceptadas hoy por el derecho internacional.

Allí está el caso de Panamá (1989), distinto de la intervención por razones ideológicas en Grenada (1983). La asesoría jurídica de la OEA lo consideró legítimo pues no hubo infracción de la norma que prohíbe el uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de un Estado ni contra los fines de Naciones Unidas. No hubo anexión territorial ni se impuso a los panameños un régimen político.

Manuel Antonio Noriega, contraviniendo el orden público mundial, incurría en violaciones sistemáticas de derechos humanos para sostenerse en su empresa narcocriminal, disponiendo del andamiaje del Estado. Ponerle término fue “Causa Justa”.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Abr 2018

Primer premio

5 4 7 1

DCAB

Serie: 14 Folio: 9

2o premio

1282

3er premio

2921

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código