[PLAN DE REACTIVACIÓN ECONÓMICA]

Los trabajos de Obama

Ahora que el Presidente ha formulado un plan razonable para crear empleos, los republicanos en el Congreso deben apoyarlo, y si se niegan, Obama debe denunciarles ante la opinión pública.

Cinco minutos después de concluido el discurso del presidente Obama anunciando su plan para activar la creación de empleos, a mi teléfono habían llegado más de 40 correos destacando sus virtudes. Todos, por supuesto, firmados por grupos de interés afines al Partido Demócrata: sindicatos, alcaldes, gobernadores, funcionarios, miembros del Gabinete y demás simpatizantes del Presidente.

Sorpresivamente, también recibí mensajes con algunas reacciones iniciales del liderazgo republicano, en las que se mostraban menos hostiles de lo que yo esperaba, dada la descortesía preliminar de cambiarle la fecha propuesta por el Presidente para su visita al Congreso, aduciendo que ese día lo tenían programado para asuntos partidistas.

El hecho de que algunos congresistas declinaran ir a oír al Presidente hablar en su propia casa presagiaba un desencuentro mayor. Por ejemplo, el senador por Nueva Orleans David Vitter anunció que prefería ver un partido de football a oír al Presidente exponer su plan en su propia casa. Para colmo, hubo también estaciones de televisión que concordaron con Vitter y transmitieron el partido de football en vez del discurso del Presidente. Lo que Vitter no parece entender es que el país sigue en la incertidumbre mientras él se divierte viendo el football. En los dos últimos meses el índice de desempleo se ha mantenido estático en 9.1%, pero el número de personas que por primera vez se declararon desempleadas aumentó ligeramente. El producto interno bruto creció un raquítico 1% en el segundo cuarto y el mercado de valores continúa su errático rumbo. Yo no sé si las medidas propuestas por Obama resolverán el problema a largo plazo, pero pienso que sería infinitamente peor rechazarlas y no hacer nada. También coincido con el Presidente en su exhortación a que el Congreso, dominado en la Cámara Baja por los republicanos, empiece a trabajar sobre el tema del desempleo con la debida seriedad y se deje de payasadas. Desde que los republicanos recuperaron el control de la Cámara de Representantes en las elecciones intermedias, su meta, expresada con asombroso cinismo por el líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, ha sido impedir la reelección del Presidente oponiéndose por sistema a todas sus iniciativas de ley, con tal de mostrarlo como un líder incapaz, aunque eso signifique sacrificar a los millones de estadounidenses que ni tienen empleo ahora ni esperanzas de obtenerlo en el futuro inmediato.

En su respuesta al discurso presidencial, Eric Cantor, el líder de la mayoría en la Cámara de Representantes, anunció que su bancada apoyaría aquellas partes del plan de Obama en las que hay coincidencia, por ejemplo, los acuerdos de libre comercio, los programas de auxilio a los negocios pequeños y al seguro a los desempleados, pero que tratarían estos casos por separado, no dentro del paquete total. Es decir, de ninguna manera apoyarían el paquete por $450 mil millones que propone Obama.

Así las cosas, a Obama no le queda más remedio que hacer su trabajo político y negociar con la oposición en el Congreso todo lo que se pueda negociar. Pero al mismo tiempo, el Presidente tiene que salirse de Washington para llevar su mensaje a toda la nación y exponer, cuando sea necesario, la intransigente actitud de los republicanos más radicales en el Congreso. La Presidencia y el Congreso saben que el 43% de los estadounidenses dice que el empleo es su mayor preocupación, mientras que solo al 22% le preocupa el déficit presupuestal (Pew Center del 7 de septiembre). También saben que la gente sabe, también, por qué las cosas no están funcionando.

A un año y dos meses de la elección presidencial, la moneda sigue estando en el aire, pero a Obama todavía le queda suficiente tiempo para aliviar la situación de los desempleados y para mostrarle a los votantes que el culpable de la inacción es el Congreso. Si se muestra decidido, quizá podría asegurar su reelección y hasta recuperar el espacio perdido por su partido en el Congreso, algo que le facilitaría enormemente encontrarle solución de los problemas que hoy aquejan a la nación.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código