[NUEVO PAPA]

El triunfo del catolicismo tradicionalista

Solo quien desconoce la doctrina de la iglesia podría suponer que la reforma que promete el nuevo pontífice podría incluir cualquier intento de levantar la prohibición de cuestiones doctrinarias.

Después de seguir al pie de la letra un ritual medieval que incluye señales de humo para comunicar la decisión del cónclave, esta semana se celebró la misa de entronización del papa Francisco. Y conforme amaina la desbocada e inexplicable especulación sobre cómo se dio la votación que le eligió, se amplía el número de exigencias y sugerencias al nuevo Pontífice indicándole qué es lo que debería hacer para resolver los enormes retos/problemas que tiene la Iglesia católica. Y esto a sabiendas de que ni siquiera existe un acuerdo universal sobre cuáles serían los principales problemas o retos que enfrenta la milenaria institución.

Para los católicos más tradicionalistas el principal problema es el creciente alejamiento de las costumbres y valores tradicionales de algunos sectores de la feligresía. Otro problema serio es la disminución de la membresía en Europa y en ciertos sectores de la sociedad estadounidense, los países más desarrollados económica, política y socialmente del mundo. Y no faltan quienes piensan que los mayores problemas de la iglesia se gestan en las barrocas maquinaciones y eficaces intrigas de una curia esclerotizada que impiden la reforma de la institución.

Para los sectores más liberales dentro del catolicismo el catálogo de problemas de la iglesia es más amplio y más grave. Va desde el abuso sexual de menores hasta la falta de transparencia en el manejo de sus asuntos financieros y bancarios y pasa por su férrea oposición al control de la natalidad, al aborto, a la eutanasia, a la homosexualidad y a la exclusión de las mujeres al sacerdocio.

Si nos guiamos por las señales hasta ahora emitidas por la jerarquía eclesiástica, con el nombramiento del arzobispo de Buenos Aires Jorge Mario Bergoglio como su nuevo pontífice, es evidente que el cónclave formado por 115 hombres, cuya edad promedio es de 72 años, ve como inevitable la declinación de su feligresía en Europa y apuesta a que su futuro depende de su labor pastoral en América Latina, África y ciertos países de Asia como China y Filipinas. Es decir se inclina en favor de uno de los grupos regionales más tradicionalista y conservador dentro del catolicismo. Solo la iglesia africana es más conservadora que la latinoamericana.

En este sentido, los números ya presagiaban el resultado. De los mil 200 millones de católicos que hay en el mundo, un 40%, vive en América Latina, es decir, casi medio millón de personas vive en algún país de la región, principalmente en Brasil, México, Argentina y Colombia. El 72% de los habitantes de la región son católicos, pero es en África donde vive el 16% de los católicos en el mundo y donde crece con mayor rapidez.

En Estados Unidos, a pesar de la deserción de feligreses de raza blanca, el porcentaje de católicos se mantiene estable, alrededor del 24% de la población gracias al flujo constante de inmigrantes de América Latina. Por todo el mundo, sin embargo, los bautismos han disminuido en la última década, el número de católicos que ha dejado de ir a misa los domingos, que declara no obedecer la mayoría de los mandamientos de la iglesia y sobre todo no observar la abstinencia sexual antes del matrimonio, sigue creciendo. Hasta en Polonia, que sigue siendo el país más católico del continente europeo, y donde la Iglesia católica jugó un papel clave en la caída del régimen comunista, a cuatro de cada cinco polacos les disgusta que la iglesia intervenga en la política.

El papa Francisco ha dicho que desea “una iglesia pobre y para los pobres”, mandando una clara señal de que su idea de reforma gira en torno a este tema. Solo quien desconoce la doctrina de la iglesia y el pensamiento de Francisco podría suponer que la reforma que ha prometido podría incluir cualquier intento de levantar la prohibición a cuestiones doctrinarias. No habrá variantes respecto al uso de anticonceptivos o el aborto. Tampoco cesará su oposición al homosexualismo, al que definen como una “enfermedad curable” ni habrá ordenamiento de mujeres.

Así las cosas, a los católicos no les queda más que asentir o disentir separándose más de la iglesia. Y a quienes no somos católicos, lo que nos incumbe es pelear porque las autoridades seculares castiguen con todo el rigor de la ley a los sacerdotes pederastas y a quienes les encubren.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

GOBIERNO MANTIENE INHABILITACIÓN Tocumen rechazará oferta de Odebrecht

Carlos Duboy, gerente de Tocumen, S.A.LA
Ricardo Iturriaga

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código