[LITERATURA]

De vacaciones con Goethe

El autor recorre Italia, se conecta con la larga tradición de escritores europeos que se inspiraron en los paisajes, la arquitectura y la arqueología del país, para producir literatura.

Temas:

De vacaciones con Goethe De vacaciones con Goethe
De vacaciones con Goethe

La lectura y los viajes son para mí búsquedas que en sus mejores momentos conducen a gozos magníficos. Este verano, los nietos nos llevaron a mi esposa y a mi a vacacionar en Lerici, una pequeña ciudad enclavada entre los Apeninos y el golfo de los Poetas que precipitadamente desciende de la montaña a la costa, y que debe parte de su fama internacional a que ahí vivieron grandes poetas como Lord Byron y Percy Bissche Shelley. Shelley y Mary su mujer, la autora de Frankenstein, probablemente la primera obra de ciencia ficción, alquilaron “una solitaria casa cercana a la suave y sublime bahía de Lerici”. Byron vivió en Portovenere y para visitar a los Shelley nadaba por el golfo de los Poetas los 7 kilómetros que les separaban.

Para el viaje empaqué el Viaje a Italia de Goethe sin saber que las correspondencias entre esta vacación y el libro de Goethe encaminarían mis lecturas futuras. El libro narra el viaje que el poeta emprende a los 37 años de edad en medio de una profunda crisis de identidad. Abandonando su posición de privilegio en la corte de Weimar, durante 18 meses recorre la península italiana buscando los vínculos que unían a Alemania con la antigüedad clásica. Como todo bildungsroman el libro es un rito de pasaje complejo y a menudo contradictorio, pero sus observaciones sobre el arte, el teatro, la arqueología, la arquitectura y el carácter italiano son brillantes, fascinantes y a menudo enigmáticas como en este pasaje.

Cruzando de Sicilia al golfo de Nápoles por el estrecho de Mesina, los pasajeros del barco en el que viaja descubren un remolino en medio de dos rocas que surgen ominosas por entre la niebla. La imagen evoca en Goethe la escena que Homero narra en La Odisea cuando aparecen los monstruos marinos Escila y Caribidis y la utiliza para resaltar el contraste entre lo real y lo imaginado: “La imaginación humana siempre visualiza los objetos que considera significativos como más altos y espigados de lo que realmente son para otorgarles más carácter, importancia y dignidad... La imaginación es a la realidad lo que la poesía es a la prosa: la primera describe los objetos como masivos y verticales, mientras que la prosa tiende a extenderlos horizontalmente”.

Con esta idea en la cabeza, me fui de excursión a Fiascherino, un poblado vecino a Lerici por donde pasaron D. H. Lawrence y Aldous Huxley. Lawrence escribió tres largos ensayos sobre Italia publicados como D.H. Lawrence and Italy, que evidencian la lucidez de su mirada inquisitiva y su preocupación con la marcha del “progreso”. Paseando por el lago de Garda, por ejemplo, un soleado huerto de limones le lleva a reflexionar sobre la amenaza que representa el avance de la mecanización tan evidente en su Inglaterra gris y polvorienta.

Along the Road, Aldous Huxley, es un excéntrico travelogue en el que compara su visión de Italia con las de novelistas, confiesa sin rubor que viaja con un tomo de la Enciclopedia Británica y contrasta los paisajes italianos en función de la coloración de su enorme colección de lentes. El azul del mar o el verde de la naturaleza varían según que utilice sus lentes azules o verdes. Pero desafortunadamente, ni Lawrence ni Huxley, me ayudaron a descifrar el enigma planteado por Goethe.

A mi regreso a Los Ángeles me topé con Nietzche, Freud, Benn y el Hechizo azul de Liguria, de Martina Kolb, que enmarcado en la teoría de la Geopoética, subraya que “la tierra engendra la escritura y la escritura la tierra”, y nos recuerda que “la pequeñez, lo escarpado, compacto y remoto de Liguria” ha sido fuente de inspiración de un sinfín de escritores desde Dante hasta Ítalo Calvino, pasando por los trovadores provenzales, Goethe, Byron, Shelley, y muchos más. Hoy sigo enfrascado en su lectura y todavía no sé si podré desentrañar el misterio de Goethe, pero concuerdo con Freud cuando a su paso por el golfo de Liguria, le escribe una carta a su hermano en la que le confiesa que “para hablar de esta tierra hay que ser poeta o citar a los poetas”.

El año se me acaba y en mi lista quedan muchos libros por leer. Algunos de ellos son de viajes, otros de historia y otros cuantos sobre temas de actualidad. Tendré que esperar a 2018 para leerlos y, ojalá, para seguir contándoles de mis lecturas favoritas.

El autor es escritor y catedrático de filosofía

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

12 Dic 2018

Primer premio

6 1 5 2

DCCA

Serie: 16 Folio: 8

2o premio

1812

3er premio

7402

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código