Acervo rítmico panameño

Discos Tamayo cuenta con unas 38 mil piezas musicales hechas en Panamá desde 1930, cuando empezó formalmente la música grabada en el país.

En el Panamá de la década de 1930, gozaba de mucha popularidad la música de salón y la fusión de ritmos tropicales con los panameños.

Se tocaba en los hoteles, bares y clubes sociales para satisfacer los deseos de rumba de la concurrencia. La vida nocturna era bastante agitada por aquel entonces.

Las interpretaciones de Avelino Muñoz, Lucho Azcárraga y Alberto Galimany, entre otros artistas, amenizaban las noches de nacionales y foráneos.

Aquellas notas son las más añejas que reposan en los archivos de Discos Tamayo, la decana de las disqueras nacionales, que justo hoy cumple 50 años de su fundación.

En un par de depósitos con copados anaqueles, están las cintas, carretes, discos de vinilo con sus stamper o moldes, enormes cartuchos de casetes de 8 tracks y discos compactos con toda la música grabada por Discos Tamayo en sus cinco décadas de existencia.

Se ha rescatado material valioso como las canciones de las orquestas de 1930, época que marcó el inicio de la música grabada en Panamá y se conservan además los registros originales de los primeros álbumes de maestros como Gelo Córdoba, Claudio Castillo, Ceferino Nieto y Dorindo Cárdenas, entre muchos otros.

TEMAS

Jorge Luis Escobar, propietario de la disquera, toma un sobre, lo sacude y saca el stamper que se usó para hacer el LP (de long play) del éxito Los barcos en la bahía en la voz de Carlos Martínez.

Cerca hay otro paquete algo percudido por el paso del tiempo y al abrirlo la leyenda indica que se trata de Penas, de Lucho de Sedas y Ulpiano Vergara.

Y así van apareciendo temas de renombre de épocas pasadas o de siempre, según como se mire.

Combos nacionales, intérpretes típicos, rock nacional, géneros tropicales, ritmos tradicionales. Son unas 38 mil canciones compuestas en Panamá entre 1930 y 2013, detalla Escobar.

También hay compilaciones históricas y documentales como el del Carnaval tableño, de los combos nacionales, de Lucy Jaén o Yin Carrizo.

Entre el material más fresco está, por ejemplo, Fuera de tiempo, de Leo Goldfarb o Espinas en el alma, de Dorindo y Adonis Cárdenas.

En total, el acervo de Discos Tamayo alcanza las 125 mil piezas musicales, contando las canciones de artistas extranjeros que también distribuyen.

Todo fue digitalizado entre 2005 y 2010 y ahora forma parte de los servidores de la disquera y del universo de tiendas online como iTunes, Napster, Google Music, Amazon y otras 423 más.

Son 122 los países en donde están disponibles los archivos para venta en formato digital.

“Las descargas digitales representan actualmente entre el 40% y 50% de las ventas de música locales”, apunta el empresario.

Como proyectos inmediatos, agrega, están hacer las compilaciones históricas del rock istmeño, del acordeonista Dorindo Cárdenas y, el más ambicioso, un análisis de la evolución de la industria musical panameña a través de los movimientos de décima, tamborito, violín/acordeón y combos nacionales, todos registrados desde el principio por Discos Tamayo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código