Adegas Restaurante y Vino

En la parte de afuera del Marriott Executive Apartments, que no debe ser confundido con el Marriott que está en el sector bancario, un par de puertas anuncian la entrada al restaurante Adegas, pero no. Como están trancadas, hay que entrar al restaurante en sí y subir por una escalera muy bonita, que lleva a un mezzanine decorado en tonos champaña, madera y mantelería blanca. En una sección hay una cava, probable remanente de un inicio ambicioso, lleno de esperanzas para este restaurante que hoy en día presenta una carta escueta, en una hoja plastificada con tres ensaladas, igual número de sopas, emparedados y platos fuertes. Para comenzar, pedimos una Caesar. De la lechuga romana nos tocaron las hojas exteriores más ásperas, con un exceso de salsa, parmesano rallado, crotones, tomatitos cherry y aceitunas negras. Pensé que estaba mediocre hasta que probé el sancocho de mi RdT. Estoy segura de que, si hubiese ido al súper ese mismo día, me hubiera encontrado los anaqueles desprovistos de cubito de gallina.

Claro, como hacen el sancocho a punta de pechuga (no me quejo de esto) tienen que saborizarlo con algo, pero aquí se les fue la mano en pollo. Lo siguiente fue una hamburguesa que tenía pinta fenomenal: buen pan de brioche con buena textura, tocino crocante, queso cheddar, tomates y lechuga lozanos, papitas recién fritas y crocantes, todo bello. Hasta que tocó probar la albóndiga. Oh, cielos. Estaba tan, tan mala, que consideré el vegetarianismo. Afortunadamente probé mi corvina. Era un trozo hermoso de corvina blanquita, cocinada a perfección, sobre una base caldosa llena de cubos de vegetales: que si zucchini, papa, zanahoria, y batons de pimentones, zanahoria y cebollas. Además, trajo unas rebanadas de limón que dieron un atinadísimo toque cítrico al caldito, y salvaron la experiencia entera. Otro plato, unos ravioli rellenos de ricotta con salsa de tomate, estuvo muy decente, con un buen toque de ajo finamente picado en la salsa de tomate. Tienen una lista de cortes de carne importados para la parrilla, con precios un poco más subidos que los otros rubios, de los que pasamos. De postre, nos tomamos dos capuchinos deliciosos, un flan que sabía a yema y una tarta de manzana que casi parecía un jaroset hebreo de lo rico que estaba el relleno. Dixit.

Más noticias de Vivir+

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código