Alas preservadoras de más vidas

En El Valle de Antón se encuentra un reservorio de mariposas, en donde sobrevuelan unos 300 especímenes al día.

Temas:

(1) Las mariposas despiertan la curiosidad en los pequeños visitantes. (2) En su estado de larva, ingiere hojas ocho horas al día. (3) En Butterfly Haven, de El Valle de Antón, puede haber, según la temporada, 13 especies variadas de mariposas. (1) Las mariposas despiertan la curiosidad en los pequeños visitantes. (2) En su estado de larva, ingiere hojas ocho horas al día. (3) En Butterfly Haven, de El Valle de Antón, puede haber, según la temporada, 13 especies variadas de mariposas.

(1) Las mariposas despiertan la curiosidad en los pequeños visitantes. (2) En su estado de larva, ingiere hojas ocho horas al día. (3) En Butterfly Haven, de El Valle de Antón, puede haber, según la temporada, 13 especies variadas de mariposas.

Alas preservadoras de más vidas Alas preservadoras de más vidas

Alas preservadoras de más vidas

Alas preservadoras de más vidas Alas preservadoras de más vidas

Alas preservadoras de más vidas

Hay un único sitio donde el ‘tigre’, el ‘búho’ y ‘Julia’ conviven sin temerse uno al otro. Son los nombres que corresponden a apenas 3 de las 16 mil especies de mariposas que abundan en el país y que son cultivadas en el jardín Butterfly Haven, ubicado en el campestre Valle de Antón.

Sin embargo, la reina de ese paraíso de insectos es indudablemente la mariposa morpho azul, que al emprender el vuelo sus alas destellan un color cielo metálico, que encanta a la vista y que utiliza como escudo en el reino animal para encandilar a sus posibles depredadores.

Jon Owen, un estadounidense jubilado, lleva a la mariposa muy cerca de su corazón, bordada en su suéter como insignia del jardín del que es dueño y que ideó hace año y medio luego de formarse en Costa Rica.

Owen conoce como la palma de la mano a cada mariposa que pasa frente a su nariz, con solo avistar su color y el tamaño.

Así señala a la malaquita (Siproeta stelenes); a la gigante swallowtail, al referirse a aquella que saca la lengua para protegerse; a la albaricoque sulphur (Phoebis argate) cuando ve danzar a la amarilla; a la mexicana alas azules (Myscelia cyaniris) o a la escurridiza de alas transparente, Oto Greta, entre otros 300 especímenes que deambulan en forma de nubes en el jardín de 145 metros, cuya estructura se asemeja a un invernadero.

En Butterfly Haven trabaja como guía bilingüe Cleovis Pérez, un lugareño que se dedica a transmitir el conocimiento acerca del fascinante ciclo de vida de las mariposas a cuantos niños y adultos lleguen al lugar.

Pérez está convencido de que su labor trasciende, puesto que muchos ignoran la importancia de un insecto, capaz de comer tanto que si fuera un humano devoraría 700 hamburguesas y crecería hasta alcanzar la medida de un bus colegial.

Para que haya mariposas, primero deben existir las plantas, advierte Pérez, que en su charla educativa convida a sembrar en casa plantas como el hinojo, la penta, la verbena y la lantana. Especies que han sido mal llamadas “malezas”, y su eliminación hace más escasas las flores donde las mariposas puedan obtener alimento.

Dentro del invernadero, dispuesto con techo para no arruinar el paseo, incluso si llueve, mariposas como la búho son el mejor ejemplo de cómo suelen defenderse de los peligros en su hábitat. Pérez la sostiene mientras muestra su par de ojos que simulan los de un búho y, a su vez, como si se tratara de un tatuaje, en un extremo de sus alas se pueden distinguir la forma de los ojos y la nariz de una serpiente. Ambas figuras que se observan cuando está en reposo pueden espantar a cualquier invasor.

CAMBIOS

El devenir de la mariposa es una constante lucha contra el tiempo desde que es un huevo, luego se convierte en una larva que comerá toda hoja por dos meses, para posteriormente descansar enrollada dentro de un capullo. Su transformación de estructura gelatinosa a voladora supone un acto de supervivencia. La mariposa en estado de pupa debe forzarse a salir de un caparazón (crisálida) en 40 minutos, sosteniendo su cuerpo con las patas delanteras, e inflarse con un líquido que guarda en su abdomen. Si es hembra, probablemente un macho estará esperando a que alce su primer vuelo para danzar, luego aparearse con ella y así dar continuidad al ciclo de la vida.

Si bien, los depredadores y los infortunios en su complicada forma de vida son una constante, Pérez agrega que la acción humana puede ser más destructiva para las mariposas, con el uso de pesticidas y la devastación de la flora.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código