Alexander Fleming, el padre de la penicilina

Una calurosa mañana de septiembre de 1928 Alexander Fleming, profesor de Bacteriología del St. Mary´s Hospital en Londres, Inglaterra, regresaba con sus asistentes Stuart Craddock y Frederick Ridley de unas cortas vacaciones, y al entrar a su laboratorio se molestó porque sus ayudantes habían dejado olvidados cerca de la ventana unos platos de cultivo con los que él estaba investigando la bacteria Estafilococo, causante de infecciones en heridas y abscesos.

Aunque la situación no era extraña, dado el desorden que imperaba siempre en su laboratorio, cuando iba a botar los platos notó algo curioso: había crecido un hongo en el medio del plato y las colonias de Estafilococos crecían a su alrededor a cierta distancia del hongo –después identificado como Penicillium notatum– formando un anillo de bacterias alrededor del mismo.

Este hombre curioso, a quien ya se le atribuía previamente el descubrimiento de la lisozima (una enzima capaz de dañar la célula bacteriana, y que estaba presente normalmente en fluidos orgánicos como la saliva, las lágrimas y el moco, encontrada durante sus investigaciones de un tratamiento para combatir la gangrena gaseosa que mataba a muchos soldados en los campos de batalla en la que él como médico participó) sospechaba que el hongo segregaba algún “jugo” capaz de inhibir el crecimiento de las bacterias.

Aunque trató de purificar la sustancia maravillosa, no lo pudo hacer y aún así publicó su hallazgo en el British Journal of Experimental Pathology en junio de 1929, solo comentando el potencial terapéutico de la sustancia.

Así pasaron 10 años, hasta que Howard Florey y Ernst Chain, de la Escuela de Patología de la Universidad de Oxford, lograron purificar la penicilina después de una ardua labor.

El 12 de febrero de 1941, un policía de Londres, Albert Alexander, quien sufría de infecciones en la cara, ojos y pulmón, recibió la primera dosis de penicilina obteniendo excelentes resultados.

La penicilina fue comercializada después, y con su puesta al mercado pronosticaban que ya no habría más muertes por las infecciones, las cuales fueron responsables de cerca del 50% de las muertes durante la Primera Guerra Mundial.

Nada más lejos de la realidad. Sin embargo, le tocó a Fleming el honor de ser el pionero de la medicina moderna iniciando la llamada “Era de los antibióticos”, que abrió el camino a otros investigadores en la tarea de encontrar nuevas sustancias capaces de combatir las infecciones.

Alexander Fleming murió en 1955 de un ataque cardíaco. Fue enterrado como héroe nacional en la cripta de la Catedral de San Pablo de Londres.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

AEROPUERTO Despega operación de Taeca

Se trata del primer vuelo comercial  e internacional que se realiza desde la terminal aérea colonense.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código