Alicia se perdió en Oz

La puesta en escena de ´Oz, el poderoso´, de Sam Raimi, es una réplica al carbón de ´Alicia en el país de las maravillas´, de Tim Burton.

Sam Raimi pertenece a esa clase de directores de cine independiente que terminaron en las filas de las producciones industriales de Hollywod, familia que también integran colegas suyos como Tim Burton, Christopher Nolan y Sam Mendes, entre otros.

Por eso, era de esperarse que la Meca del cine tentara a Raimi con un nuevo proyecto de gran presupuesto, luego de su decisión de suspender su colaboración con la franquicia fílmica de El Hombre Araña.

Su regreso es Oz, el poderoso (Oz: The Great and Powerful) y el resultado ha sido un fiasco.

Decir que sí a esta precuela (una película que ocurre en un ambiente previo al argumento de una producción ya existente) ha sido una jugada equivocada para Raimi.

¿Por qué? Su propuesta le queda chiquita a la película que le dio razón de ser: el musical El mago de Oz (1939), de Víctor Fleming.

Raimi se equivoca en la puesta en escena, en la historia que brinda y en la selección de su estrella principal.

La estética del Oz de Raimi, ese mundo fantástico y surrealista creado por el escritor Frank L. Baum, es una copia al carbón de lo que ofreció Tim Burton en su solvente Alicia en el país de las maravillas (2010).

Se entiende que un cineasta influya sobre los miembros de su gremio, pero de allí a que el tono, la atmósfera y la paleta de colores de Oz, el poderoso sean demasiado parecidos a la Alicia de Burton no tiene perdón.

Siguiente punto: el argumento. Por cuestiones de falta de derechos de autor, Raimi no podía hacer referencias a las imágenes de Victor Fleming, por lo que como precuela se queda corta. De allí que el espectador está en medio de un vacío ante la falta de referencias en torno a la dulce Dorothy, el león cobarde, el espantapájaros sin cerebro y el hombre de hojalata sin corazón.

Sí, hay un mago; el camino que recorren los personajes es amarillo; existe la Ciudad Esmeralda y Kansas; hay monos que vuelan y hay brujas; pero no es suficiente para que sea potable esta producción.

Mientras que James Franco estuvo admirable en dramas como 127 Horas (2010) y Milk (2008), a su papel de mago le faltó brillo, encima fue poco convincente y era como un capitán a bordo de una nave que se estrellará sin remedio.

FINANZAS

¿En lo económico? El lunes venidero, luego de restar y sumar dinero, se sabrá cómo le fue por las salas del mundo a Oz, el poderoso.

De repente, la audiencia global le dé un respaldo a Sam Raimi que los críticos de Estados Unidos no le dieron en esta ocasión.

La meta es algo ambiciosa, ya que este retorno a Oz tuvo un presupuesto de 200 millones de dólares. ¿Cuánto se tardará en recuperar esta inversión y con qué rapidez? Esa es otra interrogante que el inexorable paso del tiempo podrá responder.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código