Alimentación después de los 50

Con el paso de los años, diferentes órganos y sistemas del cuerpo van cambiando, afectando la absorción y procesamiento de nutrientes.

La nutrición siempre va a jugar un papel primordial en el desarrollo, pero a medida que el tiempo pasa el cuerpo necesita otros nutrientes y en diferentes proporciones.

Según algunos expertos, la nutrición después de los 50 años debe estar determinada por décadas; sin embargo, otros opinan que si bien tiene que ver con la edad, dependerá más que nada de cada individuo.

En Panamá, la población de 50 a 100 años y más está en 642 mil 37 personas, según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas y Censo de la Contraloría General de la República.

Esta etapa vital se diferencia en cuatro segmentos: adultos mayores, de 50 a 65; ancianos jóvenes, de 65 a 75 años; ancianos mayores, de 75 a 85 años; y ancianos viejos, mayores de 85 años, según una investigación publicada en el diario El Tiempo de Bogotá, Colombia.

Cada edad trae un cambio fisiológico que complementa la anterior y, por tanto, la necesidad alimentaria está basada en un nuevo equilibrio nutritivo, añade el artículo.

CONSEJOS POR EDAD

La intolerancia a la lactosa empieza a notarse entre los 50 y los 65 años. De igual manera, las estructuras óseas necesitan un refuerzo para prevenir la osteoporosis, señaló a El Tiempo el gastroenterólogo Gustavo Bresky, director de la Asociación Chilena de Hepatología.

Se recomienda el consumo de pescados por ser una buena fuente de nutrientes y calcio, los frutos secos y los derivados de la soya.

En torno a este tema, la nutricionista costarricense Silvia Quesada agrega que ahora se encuentran en el mercado productos deslactosados que no generan problemas estomacales para los que los consumen.

Los lácteos aportan la mayor parte del calcio de la dieta, y se debe fomentar su consumo y no eliminarlos de la dieta, resalta Quesada.

De ser necesaria su eliminación, se debe reemplazar por otras fuentes de calcio, aconseja.

Además, considera que las recomendaciones no deben estar sujetas solo a la edad, cada persona es diferente y los requerimientos varían de acuerdo con las costumbres, hábitos y necesidades especiales de cada uno, puntualiza.

Recalca que no se puede generalizar, pero lo que sí se puede asegurar es que todas estas personas necesitan una dieta balanceada y adecuada en macro y micronutrientes.

Es decir, una dieta que incluya todos los grupos de alimentos en las cantidades adecuadas y distribuidos durante el día: cereales, harinas, frutas, verduras, carnes, lácteos y grasas en las cantidades idóneas para cada individuo.

REFLEXIONES

La nutricionista-dietista Graciela González indica que en el envejecimiento cada órgano pierde, de manera independiente, su función y el organismo se vuelve senil.

Pérdidas sensoriales, la masa ósea disminuye y alteraciones en la función gastrointestinal, cardiovascular, renal y musculoesquelética son algunos de los cambios que se producen en el cuerpo como parte del proceso de envejecimiento, enumera la especialista.

A su vez, estos cambios pueden influir negativamente sobre la ingestión, la absorción y la utilización de los nutrientes, modificando las necesidades de los mismos, advierte.

La nutricionista Quesada añade que la mayor pérdida en estos años se da a nivel muscular. En el músculo destruido se infiltra grasa, esto se da dentro de las fibras y se produce la sarcopenia (pérdida degenerativa de masa muscular).

El 10% de la población mayor de 60 años ya tiene sarcopenia y el 40% de los mayores de 80 años, informa la especialista.

Por esta razón, recalcan que la alimentación debe ser adecuada y siempre consultando a un profesional en el tema.

´TIPS´ DE NUTRICIÓN POR EDAD

50 a 65

Es importante intensificar la ingesta de agua, jugos, caldos, agua de yerbas y de otros elementos que aumenten la producción de orina.

65 a 75

Se recomienda el consumo de pescados por ser una buena fuente de nutrientes y calcio, los frutos secos y los derivados de la soya. Además de carnes, huevos, legumbres y verduras.

75 a 80

El consumo de arroz integral, frutas, cereales integrales y sopas será preventivo del estreñimiento y, a la vez, una buena fuente de alimentos que no requieren mayor masticación y trituración.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

carretera entre Santa Fe y Calovébora ‘La conquista del Atlántico’

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código