La última palabra

Ansiedad por el nuevo amigo

Temas:

La población de China es 330 veces mayor que la de nuestro Panamá. Cada hora nacen dos mil pelaos. Acá siete. Las 10 ciudades más pobladas del gigante la duplican, triplican o cuatriplican: Shanghái, Pekín , Chendgu, Tianjin, Baoding, Harbin, Zuzhou y Shenzhen. Muchas bocas para alimentar donde el 13% es territorio cultivado y crece la desertificación. Requiere, además, de materias primas, energía y minerales para proseguir su desarrollo, que es sostenido. Aumentan desarrollo y crecimiento económico, en un sistema con colectivo único de poder político: PCC, Partido Comunista de China.

No tenemos mucho de qué surtirlo, si bien nuestro producto principal de exportación es chatarra. Habrá que explorar las posibilidades de nuevas carteras, más allá de los derivados de la caña de azúcar.Panameños hemos celebrado ese matrimonio con China Popular, si bien en Pekín y en ciudad de Panamá se añoraba. Sin mantener relaciones diplomáticas, China fue crucial en el proceso de internacionalización del conflicto con Estados Unidos.En China, en los gabinetes burocráticos, me ensordecía: “será mejor cuando tengamos relaciones” diplomáticas. Aspiración del aparato gubernamental. Chinos planean con 100 años de antelación y hasta 200 años. En una década, casi el 60% de la clase media mundial estará en aquel gigante. Que nos cause ansiedad este nuevo amigo es legítimo. Es una oportunidad única para desarrollarnos, nosotros que poseemos en América Latina el ingreso per cápita más alto y somos una de las economías más desiguales; paradoja explicable. Significativa, por tanto, la visita con aire imperial y su cantante soprano Deng del presidente Xi Jinping por Veracruz, Casco Antiguo, Cocolí y Corredor Sur. China remodela su escenario, posee también sus ansiedades y busca horizonte, no hegemónico, en América Latina y su punto mágico en la conectividad, que le dicen Panamá, y a nosotros nos sobreviene una espectacular oportunidad, que puede levantarnos o enterrarnos.El primer reto es el de fortalecer la institucionalidad y estudiar el futuro, sobre todo con el alcista grado de impunidad y la codicia rampante.Cuenta Eddie Tapiero, en su libro La ruta de la seda y Panamá, que estoy leyendo, el relato de dos puertos que recibieron inversión china. Uno con resultado desastroso y otro exitoso. En Sri Lanka se reunió con corrupción y endeudó más a la nación, y otro en Grecia, que ha funcionado, pese a la desconfianza -¿y envidia?- de los socios europeos de la patria de Aristóteles.Panamá puede ser centro de distribución regional, con toda su experiencia acumulada por el transporte interoceánico de barcos y ferrocarrilero, así como por la Zona Libre, de 70 años, y las ferias de Portobelo.La relación económica China-América Latina ha crecido desde 2010 un aproximado de 22 veces. La Franja y la Ruta de la Seda, que vino a promocionar y promover Jinping, es oportunidad para inversiones inclusivas y sostenibles. Con un control del 20% de la economía mundial, China aspira a ser centro de ella, y se está acercando, con el impulso de las últimas décadas.

El autor es docente y periodista.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Sep 2019

Primer premio

1 3 3 9

DCCA

Serie: 21 Folio: 3

2o premio

9886

3er premio

1627

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código