Apocalipsis zombi

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/01/0_20141201dM1lYA.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/01/0_20141201dM1lYA.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/01/0_20141201dM1lYA.jpg

Los zombies no tienen móviles, salvo un hambre voraz. Atacan, muerden y matan desde su condición de autómatas salidos de lugar desconocido.

No pronuncian palabras como Frankestein, carecen de pensamientos y sentimientos que le sobran a Drácula. Solo desean dominar su territorio y consumir a su cena perfecta: nosotros.

La turba de cuerpos en estado de descomposición causa angustia y horror, aunque sinceridad de por medio, también conlleva a cierta fascinación enfermiza al ponernos en contacto con las vísceras de los otros.

Sea placer o espanto lo que provoque ver estos infectados sin identidad, estos seres alienados son algo más que sanguinolentos organismos desagradables en movimiento. “Reflejan el miedo de la sociedad a que algo nos posea y nos haga menos humanos”, de acuerdo con la escritora Nancy Kilpatrick.

Ya sea los que caminan con torpeza, como en las producciones clásicas de George A. Romero, o los que parecen Speedy González con caras desfiguradas, como los de la película Guerra Mundial Z, que se estrena hoy en Panamá, esta horda de cuerpos viscosos nos restriegan en la cara que le tenemos pavor a envejecer y a morir, pero en particular perturban porque son fuerzas foráneas que nos ubican en el sitio que merecemos.

Los muertos vivientes son metáforas que reflejan las preocupaciones políticas y sociales de cada tiempo.

Desde el pánico por el aumento de las dictaduras comunistas, el miedo por el mccarthismo y las protestas contra las guerras de Vietnam y Corea, como ocurrió en los filmes de la década de 1950, hasta la paranoia contra la inmigración, los estragos del declive económico, el nulo reparto equitativo de las riquezas y el abuso de poder en los largometrajes de épocas actuales.

Ese asedio motivado por estos purulentos sujetos nos expulsa de las normas civilizadas que, supuestamente, rigen nuestros actos y volvemos a ser primarios o quizás más sinceros. Estas pútridas criaturas ponen en evidencia que el humano sano es tan monstruoso, violento y cruel como la plaga de cadáveres andantes que desea eliminar.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código