´Atajos´ para inflar las redes sociales

Expertos en la vida social en la internet analizan el pujante mercado de ´likes´ y seguidores falsos, sus riesgos y sus consecuencias.

Temas:

La práctica de vender likes, seguidores o clics en redes sociales nació paralela al auge que empezó a generar Facebook hace una década.

Ahora es un mercado de varios miles de millones de dólares.

¿Por qué comprar mil o un millón de likes o seguidores? Para crear una percepción diferente a la realidad frente a muchos usuarios, intentando ganar confianza, indica Juan Cruz Soares Gache, director de Social Snack en Panamá.

Todo nace en la idea generalizada de que tener más seguidores o likes, automáticamente se convertirá en una ventaja para su imagen o negocio, añade Alex Neuman, consultor de tecnología y productor del programa radial Vida Digital. “Al final del día, sin embargo, es como comprar maniquíes para llenar una fiesta de cumpleaños... No hay con quién compartir el dulce”.

Y el asunto se torna más turbio cuando se trata de empresas o particulares en busca de beneficios comerciales al contar con más seguidores o likes.

EVOLUCIÓN

Aunque las diferentes redes sociales hagan lo imposible para evitarlo, siempre surgen modalidades para lograr “atajos” que ayuden a conseguir más y más seguidores, cuenta Soares Gache.

La primera forma de conseguir aumentar la cantidad de seguidores, detalla, era creando cuentas falsas, pero rápidamente los administradores de las redes sociales hicieron los ajustes para poder detectarlos, eliminar los usuarios y agregar validaciones más complejas a la hora del registro de los perfiles.

Actualmente, dice Soares Gache, la forma más popular de inflar las cifras en el mundo social de internet es pagando a redes de blogs muy visitados. “Facebook ofrece la posibilidad de poner en sus sitios web el botón ´me gusta´ para que la gente comparta en sus perfiles personales, de forma automática, el artículo de ese sitio web. ¿Cuál es el engaño? Los administradores de esos sitios web ponen el botón de ´me gusta´ de la página que quieren inflar y no el botón ´me gusta´ para darle difusión al artículo, consiguiendo nuevos seguidores”, relata.

El experto agrega: “En Facebook, hemos detectado varios casos de marcas o empresas que ven reducidos sus seguidores de forma drástica, porque cada cierto tiempo Facebook hace limpieza de este tipo de acciones y, si detecta, por ejemplo, que una marca en Panamá tiene 50 mil seguidores, de los cuales hay 4 mil de Kuala Lumpur que nunca participan, lo marcan como actividad sospechosa y pueden quitarlos de la página. Es más, los riesgos de estas acciones son muchos, lo que generaría el cierre de la página de la marca o empresa en Facebook”.

En Twitter y otras redes sociales funciona de forma similar. Se pueden conseguir vistas y comentarios en YouTube, seguidores en Instagram y hasta contactos en Linkedin, siempre buscando generar una percepción mucho mejor que la realidad, agrega Soares Gache.

TIEMPO DE BONANZA

Desafortunadamente, y sobre todo en tiempos de política, se da el fenómeno que en Estados Unidos se conoce como astroturfing, acota Neuman. “Cuando se quiere plantar una idea de manera artificial, se le conoce como astroturfing, en honor a la hierba sintética instalada en el estadio de los Houston Astros en 1966”.

En Panamá, prosigue el consultor tecnológico, sufrimos de una racha de astroturfing tanto comercial como político, lo cual trae los siguientes perjuicios: Se tiene una idea distorsionada de lo que quiere (o no quiere) la sociedad civil, se promueve la idea de que “más likes” o “más seguidores” significa “más relevancia” o “más influencia”, lo cual en muchos casos es falso; y se engaña a los comercios cuando se les paga a “gurús de redes sociales” para conseguir likes.

Las redes sociales no son un megáfono, indica Neuman, son un estetoscopio: “Nos brindan información sobre el sentir de nuestra audiencia, de nuestro cliente tanto existente como potencial. Son una herramienta para forjar relaciones y habilitar a nuestros simpatizantes para que se conviertan en nuestros promotores. El explotar las redes sociales mediante el engaño solo acaba engañándonos a nosotros mismos”.

Existen varias herramientas en la internet para tratar de verificar la veracidad de seguidores o likes, cada una con diferentes metodologías que usan parámetros como antigüedad de cuenta, cuántas actualizaciones comparte, si las intervenciones tienen un horario fijo o fluctúan, para determinar si es una cuenta falsa a través de los patrones que no se dan en las cuentas reales, describe Neuman.

Pero, advierte Soares Gache, hasta con estas herramientas hay que tener sumo cuidado, porque muchas son engaños para conseguir datos personales. Es mejor evitarlas.

¿Sirve? ¿Tiene sentido involucrarse en esto?, reflexiona Soares Gache. “De ninguna manera”, responde. “Los riesgos son altos y es muy fácil detectarlos. Si una cuenta de Twitter tiene 100 mil seguidores, fíjense cuántos retuits o cuántas respuestas genera cada uno de sus tuits. Si consigue muy pocas interacciones con 100 mil seguidores, es muy sospechoso”.

Más allá de los riesgos mencionados, también se pone en juego la reputación, recalca, y concluye: “Eso no debe arriesgarse”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

en presunto asalto Asesinan a directivo de cadena mexicana Televisa

Antes de incorporarse a Televisa en 2013, Lagos Espinosa se desempeñó como directivo en varios bancos.
Tomada de internet

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código