Bon Vivant Enoteca-Delicatessen

En este establecimiento puede pedir enlatados, ´delicatessen´, emparedados o platos elaborados.

Es un concepto híbrido, que puedes recoger a primera vista, con un poquillo de perspicacia, ya que cuando entras pasas por el sector “tienda”, luego las neveras de quesos, embutidos, congelados; una barra en U, la cava de vinos y al fondo, o sea al frente de la excasa de barrio, un área con mesitas y una terraza con carpa.

El menú te informa que puedes comer “de la lata”, o bien probar las tablas de quesos, charcutería, etc., o pasar a platos de cocina.

Comenzamos con un frasco de salsa romesco que recogí de un anaquel y mandé a abrir en espera de embutidos y quesos, y un poco de pan, luego el ubicuo pan amb tomaquet, que hecho con ciabatta y tostadito, cumple con quitarle el filo al hambre.

En ocasiones, te encontrarás con ofertas de vino (dos por una, p.e.) o comida (descuento si llueve): unas apetitosas, otras divertidas. Atinamos a probar un ensayo de tres sales de espuma (la parte más rica de la zafra) saborizadas, y tres diferentes aceites de primera prensa: varietales arlequina, picual y royal, en grado creciente de intensidad.

Luego, una tabla de tres patés: mousse de pollo, delicadita; de foie de pato, voluptuoso; y paté de campaña, campechano y desinhibido. El jamón de bellota, extraordinario: puedes pedirlo de 18, 24 y 36 meses. Nos fuimos por el de 24 como punto medio. Con buen viento tras la vela de la gula, nos zampamos (no hay otra palabra) una cata de tres quesos suaves, de costra blanca (elegidos, con nuestra manita, de las neveras), cada uno más delicioso y aromático. Caveat emptor, con la lactosa. Mientras dura, la dicha es buena.

Pasando a materia caserita, probamos un emparedado, el pepito. Filete tiernito troceado y salteado, con un encurtidito de ajos, cebolla y pimentón, que estaba divino. Una escalivada generosa, con berenjenas, morrones y cebolla, absolutamente extraordinaria y buena compañía para el resto del repas.

Para bajar un poco lo que ya había trascendido, pedimos una ensalada apoteósica de mesclun, lechugas, queso bleu, almendras, arándanos secos. Parecía enorme e insuperable, pero no quedó ni aderezo en el platón.

Luego, un pulpo salteado con alcachofas y pimentón ahumado, tiernísimo. Una ración de patitas de cerdo caseras, simplemente sudadas con cebolla, ajo, y acto seguido, tres pimientos de piquillo rellenos de molido de chorizos con patitas, también sencillo pero absolutamente extraordinario. Y siempre repellado por pan y aceite de oliva, que no faltan.

Sellamos con unos helados de Grand Clement y unos marrons glacés al brandy, que estuvieron, como el resto de la velada, superlativos. Dixit.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código