Camino al extremo de lo saludable

Ingerir alimentos sin conservantes o inclinarse por orgánicos o vegetarianos con obsesión, puede llevar al comportamiento conocido como ´ortorexia´.

Temas:

Quienes presentan este comportamiento tienden a eliminar, entre otros, los productos cárnicos. Fotolia. Quienes presentan este comportamiento tienden a eliminar, entre otros, los productos cárnicos. Fotolia.
Quienes presentan este comportamiento tienden a eliminar, entre otros, los productos cárnicos. Fotolia.

La ortorexia es un trastorno que lleva al individuo a consumir alimentos extremadamente sanos, al punto que tienen un control absoluto y preciso de cada uno de los componentes que consume.

Procuran ingerir alimentos sin conservantes y que no han estado en contacto con fertilizantes y solo optan por alimentos catalogados como orgánicos o vegetarianos.

Este comportamiento es relativamente nuevo y se le considera una alteración alimenticia reciente, destaca Marianela Ibarra, nutricionista costarricense.

Esta es una sociedad de extremos, plantea Ibarra, donde hay quienes cuidan demasiado lo que comen y además hacen ejercicios los siete días de la semana, mientras que otros no se cuidan para nada y son presa fácil de la obesidad y el sobrepeso, compara.

La raíz etimológica de “ortorexia” proviene del griego “orthos”, que significa justo o recto, y “exia”, que significa apetencia, y la palabra compuesta se puede definir como un “apetito justo o correcto”, define Ibarra.

Actualmente es bastante vaga la data estadística en el ámbito mundial de los que están bajo su influjo, aunque se calcula que afecta un 28% de la población occidental, recalca la nutricionista-dietista Iveth González.

Por esta razón, comenta González, aún en Panamá no se cuenta con un porcentaje de prevalencia clara, pero sí se conoce a través de la consulta clínica la presencia de algunos casos de ortorexia, a la que incluyen como un subgrupo de la anorexia nerviosa.

SEÑALES DE ADVERTENCIA

Hay ciertos comportamientos que pueden llevar a pensar que una persona tiene este trastorno.

Por ejemplo, aquellos que llevan una dieta solo a base de alimentos crudos.

Otra característica, es la manera como preparan la comida, pues hay quienes cortan las verduras con determinadas formas o solo usan los materiales como la cerámica o la madera para cocinar.

También pueden ser indicadores aquellos que tardan horas pensando en lo que van a comer o gastan mucho dinero en productos alimenticios sanos.

Estas personas tienden a eliminar los carbohidratos y todos los productos cárnicos, agrega Graciela González, nutricionista panameña.

Incluso se preocupan por el tema de cómo fue preparado el alimento y su origen para luego dar el visto bueno para comerlos.

DATOS A SABER

Esta situación afecta principalmente a las mujeres mayores de 25 años y a las adolescentes, aunque cualquier persona de diversas edades puede ser vulnerable y tampoco significa que los hombres no la padezcan, apunta Marianela Ibarra.

Se da mayoritariamente en los grupos antes citados por el tema de cuidar el peso y por ser más proclives a seguir las dietas de moda, recalca Graciela González.

HUELLAS DE LA OBSESIÓN

Si tiene ortorexia debe acudir a una consulta profesional, y combinar la ayuda psicológica con la nutricional, propone la nutricionista González.

Agrega que igual puede afectar a una persona con un cuadro de desnutrición, que a una con anemia, osteoporosis e incluso si tiene alteraciones psicológicas.

El problema no es lo que consumen sino lo que dejan de comer debido a que suprimen de su dieta suplementos importantes como proteínas, vitaminas y carbohidratos, dice Ibarra.

También se presentan secuelas psicológicas, ya que en niveles avanzados pueden llegar a desarrollar un trastorno obsesivo compulsivo relacionado con la comida, así como alteraciones del comportamiento por la carencia de la vitamina B12, sin olvidar la posibilidad de depresión y ansiedad.

Este padecimiento no es un trastorno fácil de diagnosticar, porque las personas se esconden detrás del “comer bien”, subraya.

La especialista Iveth González resume que debemos enfocarnos en comer sano, pero sin llegar a extremos que limiten el disfrutar, esporádicamente, ciertos placeres culinarios o bien dejar de disfrutar buenos momentos en familia y con amigos por estar pensando cuán saludable es el menú que se va a ofrecer.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

carretera entre Santa Fe y Calovébora ‘La conquista del Atlántico’

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código