Carnes riesgosas

Un nuevo estudio longitudinal ha afianzado que la ingesta de las carnes rojas procesadas (embutidos) aumenta el riesgo de padecer insuficiencia cardíaca, síndrome que ocurre cuando el corazón no logra la irrigación sanguínea suficiente. El mismo fue publicado en el ´Circulation: Heart Failure´.
LA PRENSA/David Mesa. LA PRENSA/David Mesa.
LA PRENSA/David Mesa.

Las técnicas industriales en que la salchicha, la mortadela y el tocino son procesadas ponen en jaque la salud del corazón de quien las consume.

Si bien ya la bibliografía médica tenía evidencia del vínculo existente entre el consumo de carnes procesadas (embutidos) y enfermedades cardiovasculares y cáncer, una nueva investigación a gran escala ha afianzado que la ingesta de estas aumenta el riesgo de insuficiencia cardíaca, que ocurre cuando el corazón no logra la irrigación sanguínea suficiente.

El estudio “Processed and Unprocessed Red Meat Consumption and Risk of Heart Failure: A Prospective Study of Men”, publicado en la revista Circulation: Heart Failure, evaluó el análisis “Cohort of Swedish Men”, que utilizó una muestra de 37 mil 35 hombres de 45 a 79 años, seguidos desde 1998 hasta 2010 en Suecia.

Entre los resultados se encontró que aquellos hombres que comieron más carne roja procesada (75 gramos diarios o más) tuvieron 28% más riesgo de padecer insuficiencia cardíaca que aquellos que comían menos cantidad (25 gramos al día o menos). Además, se halló que los varones que consumieron grandes cantidades de carne roja procesada tuvieron dos veces más riesgo de fallecer por insuficiencia cardíaca que quienes comían menos porciones.

Por otro lado, en aquellos que consumían carne roja no procesada no se incrementó su riesgo de padecer insuficiencia cardíaca o muerte.

El estudio estuvo a cargo de científicos del departamento de nutrición humana de Warsar University of Life Sciences (Polonia) y de la división de epidemiología nutricional del Instituto de Medicina Ambiental del Karolinska Institutet (Suecia).

Según la publicación, la carne roja procesada tiene sodio, fosfatos, nitratos y otros aditivos, mientras que las carnes asadas y ahumadas poseen “hidrocarburos aromáticos policíclicos que pueden elevar el riesgo de insuficiencia cardíaca”. La carne sin procesar, en cambio, está libre de aditivos y tiene menor cantidad de sodio.

Para la nutricionista Flavia Fontes, del Ministerio de Salud, el análisis aporta evidencias “contundentes por ser un estudio longitudinal de 11 años de duración con una población muy grande”.

Las carnes procesadas a las que se refiere el estudio son las salchichas en todas sus formas de preparación (asada, frita, hervida o a la parrilla), morcilla, chorizos, patés y fiambres, tales como tocino, salami y mortadela, sin importar si son de res, cerdo, pollo o pavo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código