Cartas que marcan

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/01/0_20141201t9aSV0.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/01/0_20141201t9aSV0.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/01/0_20141201t9aSV0.jpg

Había una vez en Quito, capital de Ecuador, una adolescente llamada Barb que soñaba con estar con su novio para siempre, tal como en los cuentos de hadas.

Sin embargo, a los 17 años y con tres meses de embarazo, una noticia le trastocó sus planes: estaba infectada con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

Lo supo tras una prueba de VIH que le hizo el personal del hospital –sin su autorización– con la muestra de sangre que había sido extraída para el test de embarazo.

Lejos de ser ficción se trata de la historia real que vivió Barb Martínez. “A esa edad no estaba el ser madre dentro de mi plan de vida; sin embargo, comencé mi vida sexual pensando en que ´a mí no me va a pasar”. Igualmente, al tener una pareja sexual estable, lo que ella menos pensaba es que su novio vivía con VIH.

Y si bien durante la gestación los médicos se esforzaron para que su bebé naciera sin VIH administrándole la terapia antirretroviral de forma oportuna, sus inquietudes sobre el embarazo adolescente y el VIH no fueron abordadas.

En el último chequeo médico previo al parto, su ginecóloga le recomendó que la autorizara ligar sus trompas de Falopio después de la cesárea. “Considero que lo mejor para ti será no volver a tener hijos (...) si tú no te haces la ligadura y en algunos años quieres tener un hijo, tu cuerpo estará afectado por VIH, y el niño que desees tener tal vez nacerá con VIH y no será justo para él; además, un niño necesita una mamá viva”, le dijo.

Al escuchar esto Barb accedió a la intervención, pero hoy a sus 24 años reconoce que no debió esterilizarse, pues con los debidos tratamientos suministrados a tiempo, un bebé no se infecta del virus. La teoría de la médica estaba errada y ahora ya no puede volver a tener hijos.

“La falta de información y la vulneración de mis derechos me llevó a tomar una decisión irreversible, que en ese momento creí que era lo correcto”, dice Martínez, y agrega que “el miedo a la discriminación y el estigma nos pueden llevar a tomar decisiones que no son las mejores”.

CARTAS DE VIDA

La experiencia de Martínez quedó plasmada junto con otros siete relatos de jóvenes VIH positivos que viven en la región en el proyecto en línea “Había una vez...”, en el que comparten sus historias a través de cartas, afirma José Bergua, especialista en VIH/sida y Adolescentes de la oficina regional de Unicef para América Latina y el Caribe.

Sus historias fueron traducidas al inglés, francés y portugués por Unicef, y difundidas por este grupo con el apoyo de Onusida.

Conozca más de estas historias.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código