Células madre contra el cáncer

El laboratorio de células madre de tumor cerebral en Johns Hopkins School of Medicine, Estados Unidos, funciona desde hace ocho años con la meta de hallar una cura contra el cáncer cerebral.
FOTOLIA. FOTOLIA.
FOTOLIA.

Si el cerebro como órgano es un enigma para la comunidad científica, los tumores que atacan a este constituyen un acertijo por resolver a la hora de estudiar qué los causan y cómo se podría desarrollar una cura.

Mayo es el mes de la conciencia del tumor cerebral. Ante la premisa de que de 100 mil personas en Estados Unidos, unas 221 son diagnosticadas con cáncer cerebral, el Laboratorio de Células Madre de Tumor Cerebral en Johns Hopkins School of Medicine se creó hace ocho años bajo la dirección del neurocirujano y neurocientífico Alfredo Quiñones-Hinojosa, con la intención de estudiar la migración y la proliferación (reproducción rápida) de las células cancerosas, y analizar cómo las células madre mesenquimales –que pueden diferenciarse en diversos tipos de células– pueden mejorar el tratamiento de los tumores cerebrales.

En palabras del doctor Quiñones-Hinojosa, quien estuvo de visita en Panamá recientemente, dicho laboratorio estudia las células madre cancerosas que se forman en el cerebro que dan origen a tumores en este órgano, lo cual hace “este cáncer muy difícil de curar”, haciendo que muchos pacientes tengan que lidiar con ello.

Por ello, señala que utilizan células de grasa del tejido adiposo, en donde hay muchas células madre, para diseñarlas genéticamente cargándolas con moléculas importantes que puedan combatir el cáncer cerebral.

En su laboratorio, conformado por 25 personas entre investigadores, estudiantes y médicos, entre otros, “hacemos un montón de investigaciones sobre la capacidad intrínseca que tienen estos cánceres de emigrar: migran, se mueven, invaden y lastiman el tejido normal. Constantemente estamos estudiando de qué forma estamos tratando de desmantelar este mecanismo, estos motores moleculares son los que estas células utilizan para migrar rápidamente”, señala.

Como se conoce que la células madre mesenquimales son atraídas hacia las células cancerosas, “queremos cargarlas con nuevos medicamentos, y mandarlas hacia la zona del tumor como caballos de Troya que persiguen las células tumorales y las destruyan”, señala la médico e investigadora Jordina Rincón-Torroella, miembro del laboratorio.

Añade que también estudian asuntos muy complejos como “el metabolismo de las células madre y de las células cancerosas, los canales iónicos de membrana (que cambian la cantidad de agua de las células cancerosas y las hacen cambiar de forma de manera que puedan “caminar” y expandirse, es decir, migrar), así como el uso de nanopartículas para introducir medicamentos dentro de las células madre.

Más de 230 estudios realizados por el laboratorio se han publicado en diversas revistas científicas.

Este equipo de investigadores le ve un valor potencial al uso de células madre para evitar que las células y tumores emigren, por lo que el doctor Quiñones-Hinojosa estima que en 10 años podrían empezar un estudio clínico con permiso para poder probarlo con un grupo seleccionado de pacientes. “Tenemos mucha esperanza en este proyecto”, afirma Rincón-Torroella.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código