Chucho Valdés recuerda a su padre

Comida cubana, “roncito” y, ante todo, mucha música. Así es como recuerda el pianista Chucho Valdés los últimos años que compartió en España con su padre Bebo, una “vida familiar hermosa” con la que recuperaron “gran parte del tiempo perdido”.

Habían pasado casi dos décadas separados hasta su reencuentro en un concierto en Nueva York en 1978, por lo que cuando Chucho supo hace tres años que su padre empezaba a padecer Alzheimer decidió trasladarse con él a la localidad malagueña de Benalmádena, explica.

Durante estos años cocinaban arroz blanco, frijoles negros y picadillo, se hacían cubas con “roncito” cubano y escuchaban música juntos como habían hecho en su juventud en La Habana, compartiendo “una vida no solo de padre e hijo, de alumno y maestro, pero de colegas”.

Mientras Bebo enseñaba piano a su nieto Julián para seguir la tradición de esta familia unida por la música, Chucho trabajaba en su último disco Border Free, que presentará este viernes en Nueva York y cuyo centro gravitatorio es, precisamente, una pieza en honor a su padre que le compuso meses antes de su muerte.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código