Cocinar con conciencia

La ´revolución gastronómica´ caló en el istmo con la misión de enseñarles a los niños a comer saludable.
Los cambios en las costumbres y hábitos alimenticios podrían propiciar mejores ofertas y demandas en el ámbito gastronómico. LA PRENSA/Archivo. Los cambios en las costumbres y hábitos alimenticios podrían propiciar mejores ofertas y demandas en el ámbito gastronómico. LA PRENSA/Archivo.
Los cambios en las costumbres y hábitos alimenticios podrían propiciar mejores ofertas y demandas en el ámbito gastronómico. LA PRENSA/Archivo.

Al chef británico Jamie Oliver se le recuerda por su campaña de 2012 cuando denunciaba el uso de químicos en el preparado de las hamburguesas de un restaurante de comida rápida.

La operación, que velozmente se “viralizó” a través de las redes sociales, puso sobre la mesa la afinidad del cocinero por la culinaria saludable.

Sin embargo, el conocido por sus programas de cocina televisivos ha llevado el estandarte de la gastronomía sana desde 2002.

Su primera intención era lograr una mayor inversión del Gobierno británico para los comedores infantiles escolares, acompañado de políticas que promovieran una alimentación saludable entre los escolares.

Estas y otras causas dieron pie a la institución conocida como Jamie Oliver Food Foundation, precursora del movimiento food revolution o “revolución gastronómica”.

En Panamá, el embajador de esta iniciativa sin fines de lucro es el hotelero y miembro del Club Gastronómico de Panamá, Camilo Hoyos, quien guiado por el estilo culinario de Oliver busca crear mayor conciencia en torno a los preparados saludables.

Hoyos explica que la fundación, liderada por Oliver, parte de la preocupación del chef de que la cocina saludable trascienda en la vida cotidiana de las personas.

“Su inquietud se enfoca más en los jóvenes y en la niñez, principalmente, por las cifras alarmantes de salud relacionadas con deficiencias alimenticias”, dice el experto.

La página web de la Organización Mundial de la Salud indica que en 2012 se registró en el ámbito internacional cerca de 40 millones de niños con obesidad y sobrepeso.

Estas condiciones, que conllevan a otros problemas sanitarios como presión alta, niveles elevados del colesterol o diabetes, descuellan como circunstancias que no eximen a países de ingreso medio como Panamá, en donde más del 50% de los istmeños adultos cuenta con un índice de masa corporal elevado, según un comunicado de la Organización Panamericana de la Salud.

“Gran parte de lo que realizamos como embajadores de la ´revolución gastronómica´ es crear conciencia entre los comensales”, asegura Hoyos, quien como Oliver busca influenciar de forma positiva a los más chicos.

Para el experto, quien lleva dos años trabajando de forma voluntaria junto con un cúmulo de chefs locales, el trajín cotidiano figura como una de las causas que suelen empujarnos a tener malos hábitos alimentarios.

“Hemos perdido muchas costumbres como almorzar en casa”, dice.

“Actualmente, es común que ambos padres de familia salgan a trabajar y dispongan de muy poco tiempo para preparar una comida”, añade el especialista, quien explica que es ahí donde comienza la inclinación por los alimentos rápidos o procesados.

INICIATIVAS LOCALES

La chef y educadora Paola Meneses coincide con Hoyos en la necesidad de transmitir sus inquietudes a sus alumnos de gastronomía.

Para Meneses, el estilo culinario de Oliver, al igual que su filosofía de cocina saludable, resulta fácil de implementar en el istmo.

“El mismo dinero gastado en un alimento ´chatarra´ se puede invertir en alimentos frescos, coloridos y ricos en antioxidantes”, señala.

Con ello armoniza Hoyos, quien recalca la variedad de productos disponibles en los abastos locales.

El 19 de mayo de 2013, Jamie Oliver lanzó su campaña Día de la Revolución Gastronómica ( www.foodrevolutionday.com), fecha que se conmemora en la actualidad en unas 500 ciudades, de acuerdo con Hoyos.

La jornada busca servir de inspiración para realizar cambios sustanciales en la alimentación que den pie a una buena salud en grandes y chicos.

“La idea es volver a lo básico, aprender a cocinar en casa nuevamente y tomar mejores decisiones sobre dónde y qué comer”, agrega Hoyos.

Este año la festividad se conmemoró el 16 de mayo.

Desde entonces Hoyos, en conjunto con el Club Gastronómico de Panamá, chefs y empresas privadas, han colaborado con la causa internacional, organizando jornadas educativas con universidades y estudiantes de gastronomía, así como con escuelas y padres de familia.

Para 2015 Hoyos tiene como meta llegar a los colegios públicos y privados del país, con el propósito de dar a conocer las bondades y frutos de comer con conciencia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

AEROPUERTO Despega operación de Taeca

Se trata del primer vuelo comercial  e internacional que se realiza desde la terminal aérea colonense.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código